Integridad de corazón

Hay diferentes cualidades que hacen a un buen líder: creatividad, conocimientos, personalidad magnética, buen orador, etc.  Pero hay cosas que no se pueden ver que te darán el éxito a largo plazo: la integridad de corazón.
 
Muchos creen que pasar horas en oración y lectura de la Biblia son la clave para el éxito en su ministerio. Es importante hacerlo y todo líder debe hacerlo, pero lo más importante es el corazón de donde salen las oraciones y desde el cual se predica la Palabra de Dios.
 
En la Biblia encontramos la primera vez que se habla de integridad de corazón en el encuentro de Abraham con Abimelec (Génesis 20: 1-6). 
Es interesante notar en esta historia, que nos enseña sobre la integridad, que el hombre de fe ha faltado a la honestidad, pero el rey pagano respondió con honradez.
La lección aquí es clara:
"Tal vez no soy una persona de gran revelación o visión, pero puedo ser aún una persona de integridad si yo respondo a las cosas que Dios me muestra".
 
Dios nos muestra las cosas de diversas maneras:
* Por su Palabra
*A través de las circunstancias
*Por su Espíritu
*A través de otros.
 
La primera vez que se menciona la integridad del corazón en la Biblia, Dios viene a hablar a un hombre sobre algo que el hombre no comprende. La integridad del corazón tiene que ver con estas dos cosas:
 
1.- Siempre existen cosas que no sé o comprendo. Dios me ayudará a enfrentarme a lo que no se o comprendo.
Si cometo un error al tratar de hacer las cosas bien aunque no tenga mucha sabiduría, Dios me corregirá.
 
2.- Hay cosas que si comprendo. Si yo falto en esas cosas, Dios no vendrá a corregirme en esas cosas.
Si desobedezco algo que Dios claramente dice que es malo, él me dejará solo, no me defenderá ni protegerá, pues claramente estoy andando de espaldas a él.
 
Dios pacientemente comprende cuando nuestra ignorancia produce un fracaso inocente por falta de sabiduría.
Dios le dijo a Abimelec: "La razón por la que estoy aquí  para detenerte es porque Yo se que estás actuando sin saber y sin comprometer tu integridad hasta donde puedes comprender".
 
Dios nos hace responsables de caminar en la luz del entendimiento o revelación que tengamos.
 
Cuando la integridad se ha infringido, Dios no intervendrá hasta que el juicio se acumule.
Dios solo advierte, instruye, y corrige donde su intervención es permitida por razón de la búsqueda sincera del individuo que quiere andar en sus caminos.
La clave: Responder inmediatamente cuando el Señor trate conmigo si yo hubiere conocido lo que hacía.
 
 
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: