Soy Valiente

Tengo vida. Tengo un Dios que es eterno
Voy seguro, pues escucho hoy Tu voz.
Mis canciones son de Cristo y no lo niego
Aunque algunos me critiquen este amor.

Yo me aferro a lo que dice Su palabra
Soy Su hijo por el cual allí murió
Soy guerrero. Soy valiente y no le corro
Al gigante yo derroto con mi Dios

 

CORO

En la vida no hay momento más hermoso
que encontrarse con el Buen Dios Creador
No hay persona más hermosa en el mundo
como Aquel que hoy yo llamo Salvador

Han pasado varios años desde el día
que del lodo Su amor me rescató
Iba errante por el mundo y sin salida
hasta que mi vida Cristo rescató

 

Hoy mi vida defino en cuatro palabras
Dios, familia, mi llamado y esta voz
Lo que tengo a mi Dios yo se lo debo
Si he llegado hasta aquí es por Su amor

Viviré intensamente hasta que muera
Sé que un día en la gloria estaré
Mientras tanto mis canciones yo le canto
Esperando Su regreso otra vez

 

CORO

En la vida no hay momento más hermoso
que encontrarse con el Buen Dios Creador
No hay persona más hermosa en el mundo
como Aquel el cual yo llamo Salvador 

Han pasado varios años desde el día
que del lodo Su amor me rescató
Iba errante por el mundo y sin salida
hasta que mi vida Cristo rescató

 

Alex Campos. Soy Valiente. Momentos

Aclamad a Dios con alegría

1 Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra.

2 Cantad la gloria de su nombre;
poned gloria en su alabanza.

3 Decid a Dios:
¡Cuán asombrosas son tus obras!

Por la grandeza de tu poder
se someterán a ti tus enemigos.

4 Toda la tierra te adorará,
y cantará a ti; cantarán a tu nombre.

5 Venid, y ved las obras de Dios,
temible en hechos sobre los hijos
de los hombres.

6 Volvió el mar en seco;
por el río pasaron a pie;
allí en él nos alegramos.

7 El señorea con su poder para siempre;
sus ojos atalayan sobre las naciones;
los rebeldes no serán enaltecidos.
Selah

8 Bendecid, pueblos, a nuestro Dios,
y haced oír la voz de su alabanza.

9 El es quien preservó la vida a nuestra alma,
y no permitió que nuestros pies resbalasen.

10 Porque tú nos probaste, oh Dios;
nos ensayaste como se afina la plata.

11 Nos metiste en la red;
pusiste sobre nuestros lomos pesada carga.

12 Hiciste cabalgar hombres
sobre nuestra cabeza;
pasamos por el fuego y por el agua,
y nos sacaste a abundancia.

13 Entraré en tu casa con holocaustos;
te pagaré mis votos

14 que pronunciaron mis labios
y habló mi boca, cuando estaba angustiado.

15 Holocaustos de animales engordados
te ofreceré, con sahumerios de carneros;
te ofreceré en sacrificio bueyes y
machos cabríos.

16 Venid, oíd todos los que teméis a Dios,
y contaré lo que ha hecho a mi alma.

17 A él clamé con mi boca,
y fue exaltado con mi lengua.

18 Si en mi corazón hubiera yo mirado
a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.

19 Mas ciertamente me escuchó Dios;
atendió a la voz de mi súplica.

20 Bendito sea Dios, que no echó de sí mi oración,
ni de mi su misericordia.

 

Salmo 66. Santa Biblia. Reina – Valera Revisada 1960.

 

Dios en Bueno. Como el padre corrige a sus hijos que ama, así corrige Dios a los suyos. Exaltamos su poder. “Por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos”
No hay armas, no hay poder, no hay consejo que pueda contra Dios. Y lo más maravilloso, y lo que demuestra su Presencia sobre toda la tierra y más allá, es que él se defiende solo. No necesita ayuda de nadie. Nosotros, los que creemos en él, sólo testificamos de Su poder y Su gloria como lo hizo este salmista. Toda prueba por la que pasa el pueblo de Dios termina en una alabanza, pero es mejor ofrecer sacrificios de alabanza mientras pasamos por el proceso; sabiendo que Dios tiene control de los grados del horno de fuego en donde nos mete y la profundidad de las aguas por las que vamos a pasar. Dios sabe lo que necesitamos aprender porque nos prepara para realizar esas obras que de antemano tiene preparadas para llevarlas a cabo, para Su gloria.

En los versos 13-15 nos habla de pagar los votos que se hicieron en los momentos de angustia. Eran las ofrendas del Antiguo Pacto, que eran sombra del Cordero de Dios que vendría para llevar sobre él el pecado de la humanidad. Ese Cordero perfecto ya vino. Ya no tenemos que hacer esa clase de sacrificios, pero sí cumplir cualquier otra promesa que hayamos hecho, que no invalide el sacrificio que hizo Jesucristo en la cruz.
“Mejor es que no prometas, que prometas y no cumplas” nos dijo Salomón.

En el verso 16 el salmista hace un llamado a los que quieran escuchar la forma en que Dios lo rescató. Sin duda la fe de muchos puede ser fortalecida al oír la forma en que Dios ayudó a alguien que clamó a él por ayuda.
Aquí en Venezuela estamos pasando por problemas muy difíciles, pero no sólo el país; cada persona, cada matrimonio, cada familia, cada comunidad, está pasando por problemas muy personales y particulares que deben buscar soluciones urgentes porque es de vida o muerte cada decisión que tomen. Lo digo porque la lucha es espiritual.
Pero también sé que no estamos solos. Dios está en control, y algún día podrán escuchar nuestras historias. Él está obrando en cada provisión del día a día porque Él es fiel y cumple Sus promesas.

“Joven fui, y he envejecido, no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan” Salmo 37:25

“Considera al íntegro, y mira al justo; porque hay un final dichoso para el hombre de paz” Salmo 37:37

“Busca primero el reino de Dios y su justicia, y todas tus necesidades será cubiertas” Mateo 6:6

Los hijos de Dios dependen de su Padre Celestial. Jesús lo hizo y obtuvo una victoria eterna. Ese es nuestro modelo, nuestro ejemplo vivo. (Filipenses 2).

Jesucristo es el Señor de la Creación!

@emldg

Sólo quiero amarte

Sólo dame un poquito de Tu amor
Es que yo sólo vivo para oír Tu voz
Aunque a veces me pierda en esta oscuridad
Ninguna de esas ofertas te igualará

A veces quiero entender lo grande de Tu amor
pero necesitaría una eternidad
Y aunque quiera pagarte, no podría encontrar
algo que tuviera tanto valor
Sólo mi vida te doy

CORO
Sólo quiero amarte
No quiero preguntarte nada
Una mirada Tuya
vale más que mil palabras
Sólo quiero amarte
No quiero preguntarte nada
Sólo me conformaría
con tenerte cara a cara

De cantarte nadie me para
Yo sólo quiero amarte
Mirarte caca a cara
Yo sólo quiero amarte
hasta mi último suspiro

Si por Ti, mi Dios, es que yo vivo
Tenerte cara a cara
y siempre poder verte
Por Tu misericordia agradecerte
y que la gente se entere
qué bien se siente
Esto es Manny Montes junto a 20/20

CORO

Sólo quiero amarte
//No quiero preguntarte nada
Una mirada Tuya
vale más que mil palabras
Sólo quiero amarte
No quiero preguntarte nada
Sólo me conformaría
con tenerte cara a cara//

Para qué romperme la cabeza
con mil interrogantes
Saber que Tú me amas
//para mí es importante//
Tu mirada flamante
Yo me derrito
Yo no pido mucho
Sólo dame un poquito
Dame un poquito

20/20 y Manny Montes

@emldg

Ya no soy esclavo

Me envuelves hoy
con una canción,
melodía de Tu amor
Me das libertad
en la adversidad
Ya no hay más temor

//Ya no soy esclavo del temor
Yo soy hijo de Dios//

Antes de nacer
escogido fui
por Tu gran amor
Volví a nacer
Pertenezco a Ti
Tu sangre fluye en mí 

//Ya no soy esclavo del temor
Yo soy hijo de Dios//

Estoy rodeado
por los brazos del Padre
y hoy proclamo
un canto de libertad
Fuimos perdonados
por Tu gracia
Somos Tus hijos amados
Nos has hecho libres //

//Abriste el mar
para que yo camine
Tu amor ahogó el temor
Me rescataste
y hoy cantaré
Yo soy hijo de Dios//

Soy Tu hijo

Yo soy hijo de Dios

Cantaré

Yo soy hijo de Dios

TWICE

Proverbios sobre la vida y la conducta

1 Del hombre son las disposiciones del corazón; mas de Jehová es la respuesta de la lengua.

2 Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; pero Jehová pesa los espíritus.

3 Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos será afirmados.

4 Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, y aun al impío para el día malo.

5 Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; ciertamente no quedará impune.

6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.

7 Cuando los caminos del hombre son agradables, aun a sus enemigos hace estar en paz con él.

8 Mejor es lo poco con justicia que la muchedumbre de frutos sin derecho.

9 El corazón del hombre piensa su camino; mas Jehová endereza sus pasos.

10 Oráculo hay en los labios del rey; en juicio no prevaricará su boca.

11 Peso y balanza justas son de Jehová; obra suya son todas las pesas de la bolsa.

12 Abominación es a los reyes hacer impiedad, porque con justicia será afirmado el trono.

13 Los labios justos son el contentamiento de los reyes, y éstos aman al que habla lo recto.

14 La ira del rey es mensajero de muerte; mas el hombre sabio la evitará.

15 En la alegría del rostro del rey está la vida, y su benevolencia es como nube de lluvia tardía.
1

6 Mejor es adquirir sabiduría que oro preciado; y adquirir inteligencia vale más que la plata.

17 El camino de los rectos se aparta del mal;
Su vida guarda el que guarda su camino.

18 Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu.

19 Mejor es humillar el espíritu con los humildes que repartir despojos con los soberbios.

20 El entendido en la palabra hallará el bien, y el que confía en Jehová es bienaventurado.

21 El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.

22 Manantial de vida es el entendimiento al que lo posee: mas la erudición de los necios es necedad.

23 El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios.

24 Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos.

25 Hay caminos que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte.

26 El alma del que trabaja, trabaja para sí, porque su boca le estimula.

27 El hombre perverso cava en busca del mal, y en sus labios hay como llama de fuego.

28 El hombre perverso levanta contienda, y el chismoso aparta a los mejores amigos.

29 El hombre malo lisonjea a su prójimo, y le hace andar por camino no bueno.

30 Cierra sus ojos para pensar perversidades; mueve sus labios, efectúa el mal.

31 Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia.

32 Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

33 La suerte se echa en el regazo; mas de Jehová es la decisión de ella.

 

Proverbios 16. Santa Biblia. Reina Valera Revisada 1960.

Cómo crecemos

Dios quiere que crezcamos hasta ser en todo como… Cristo. Efesios 4:15 (PAR)

Así ya no seamos niños. Efesios 4:14 (NVI)

 

Dios quiere que crezcas.
La meta de nuestro Padre Celestial es que maduremos y desarrollemos las características de Jesucristo.
Lamentablemente, millones de cristianos envejecen pero nunca maduran.
Están atascados en una infancia espiritual perpetua, permanecen en pañales y zapatitos de lana porque nunca tuvieron la intención de crecer.

El crecimiento espiritual no es automático. Requiere compromiso intencional. Debes desear crecer, decidir crecer, hacer un esfuerzo por crecer y persistir en el crecimiento.

El discipulado, el proceso de convertirnos más en semejantes a Cristo, siempre empieza con una decisión.
Jesús nos llama, y nosotros respondemos: “Jesús le dijo: Ven, sé mi discípulo. Así que Mateo se levantó y lo siguió” (Mateo 9:9 NVI)
Cuando los primeros discípulos decidieron seguir a Jesús, no entendieron todo el alcance de su decisión. Simplemente respondieron a la invitación del Maestro.
Eso es lo único que se necesita para empezar: decidir convertirse en discípulo.

Nada le da más forma a tu vida que los compromisos que asumas.
Ellos pueden servir para tu desarrollo o destrucción, pero en ambos casos te definirán.
Dime con qué estás comprometido, y te diré lo que serás en veinte años.

Llegamos a ser lo que nos comprometemos ser.

Llegado ese momento de compromiso, la mayoría de las personas pierden el propósito de Dios para sus vidas.
Muchas temen comprometerse con algo y simplemente vagan sin rumbo por la vida. Otras, sin mucho entusiasmo, se comprometen con valores incompatibles y acaban en la frustración y la mediocridad. Otras asumen un compromiso total con metas mundanas, tales como llegar a ser ricas o famosas, sólo para terminar defraudadas y amargadas.

Como todo lo que de elige hacer tiene consecuencias eternas, será mejor que elijas con sabiduría.
Pedro advierte:
“Ya que todo lo que nos rodea será consumido por el fuego, ¡qué vidas santas y piadosas deberíamos vivir!” (2 Pedro 3:11 NVI)

 

El plan de Dios y el tuyo

 

Ser semejantes a Cristo es el resultado de que tomes las mismas decisiones que él y depender de su Espíritu para ayudarte a cumplir con tus decisiones.
En cuanto decidas con seriedad llegar a ser semejante a Cristo, deberás empezar a actuar de una manera nueva. Tendrás que abandonar algunas rutinas viejas, desarrollar hábitos nuevos y cambiar intencionalmente tu manera de pensar. Podrás estar seguro de que el Espíritu Santo te ayudará con tales cambios.

La Biblia dice: “Lleven a cabo su salvación con temor y temblor, pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad” (Filipenses 2:12-13 NVI)

Este versículo muestra las dos partes del crecimiento espiritual:
“lleven a cabo” y “produce”
El “llevar a cabo” es nuestra responsabilidad, y el “producir” es el papel que desempeña Dios.
El crecimiento espiritual es un esfuerzo de colaboración entre nosotros y el Espíritu Santo. El Espíritu Santo trabaja con nosotros, no solamente en nosotros.
Este versículo, escrito para los creyentes, no se refiere a cómo ser salvos sino a cómo crecer. No dice “trabajen para” su salvación, porque no se puede agregar nada a lo que Jesús ya hizo.
Durante un entrenamiento físico “trabajamos” realizando ejercicios físicos para desarrollar el cuerpo, no para conseguir un cuerpo.
Cuando armas un rompecabezas, cuentas con todas las piezas: nuestra tarea es armar es armar el rompecabezas.
Los granjeros “Trabajan” la tierra, no para conseguir la tierra, sino para desarrollar la que ya tienen.

Dios nos ha dado una nueva vida; ahora somos responsables de desarrollarla “con temor y temblor”. Eso quiere decir que ¡tenemos que tomar nuestro crecimiento espiritual en serio!

Cuando las personas toman de manera trivial su crecimiento espiritual, eso muestra que no han entendido los alcances eternos de su decisión.

 

Cambia tu piloto automático

 

Para cambiar tu vida debes cambiar tu manera de pensar.
Detrás de todo lo que haces hay pensamientos.

Toda conducta es motivada por una creencia y toda acción es incitada por una actitud.

Dios reveló esto miles de años antes de que los psicólogos lo entendieran:
“Tengan cuidado de cómo piensan; la vida es modelada por sus pensamientos”

Imagina un paseo en un bote con motor en un lago, con el piloto automático puesto en dirección hacia el este. Si decides dar vuelta atrás y dirigirte al oeste, tienes dos posibles maneras de cambiar el rumbo del barco. Una es tomar el timón y físicamente obligarlo a que se dirija en la dirección opuesta a la que señala el programa del piloto automático.
A pura fuerza de voluntad podrías vencer al piloto automático, pero sentirías la resistencia todo el tiempo. Finalmente tus brazos se cansarían de la tensión, soltarías el timón y el barco retomaría inmediatamente el rumbo en dirección al este, de acuerdo con su programación interna.

Esto es lo que sucede cuando tratas de cambiar tu vida a fuerza de voluntad.
Dices: “Me obligaré a comer menos…, haré más ejercicios… dejaré de ser desorganizado y de ser impuntual”
Sí, tu fuerza de voluntad puede producir un cambio a corto plazo, pero crea una tensión interior constante porque no has tratado la causa desde su raíz.
El cambio no se siente como algo natural, así que finalmente te rendirás, abandonarás la dieta, y dejarás de hacer ejercicios. Rápidamente volverás a tus viejos patrones.

Hay una mejor y más fácil manera. Cambia el piloto automático.
La Biblia dice: “Dejen que Dios los transforme en una nueva persona, cambiando su forma de pensar” (Romanos 12: 2-3 NVI)
El primer paso en el crecimiento espiritual es empezar por cambiar la manera de pensar. El cambio siempre comienza en la mente. La manera en que pienses determinará cómo te sientes, y cómo te sientes influirá en cómo actúas.
Pablo dijo: “Debe haber una renovación espiritual de sus pensamientos y actitudes” (Efesios 4: 23 BAD)

Para ser como Cristo debes desarrollar en ti su mente. El Nuevo Testamento llama a ese cambio mental arrepentimiento, que en griego literalmente significa “cambiar tu mentalidad”
Te arrepientes siempre que cambias tu manera de pensar y adoptas la manera de pensar de Dios: con respecto a ti mismo, al pecado, a Dios, a otras personas, a la vida, a tu futuro, y a todo lo demás. Asumes la actitud de Cristo y su perspectiva.
Se nos manda que pensemos “del mismo modo en que pensaba Cristo Jesús” (Filipenses 2:5)
Este mandamiento tiene dos facetas. La primera faceta de este cambio mental consiste en dejar los pensamientos inmaduros, que son egoístas.
La Biblia dice: “Dejen de pensar como los niños. Sean niños en la malicia, pero sean adultos en su forma de pensar”(1 Corintios 14:20 NVI)
Los niños son por naturaleza completamente egoístas. Sólo piensan en sí mismos y en sus propias necesidades. Son incapaces de dar; sólo pueden recibir. Tienen una manera de pensar inmadura. Por desgracia, muchas personas nunca se desarrollan más allá de ese nivel. La Biblia dice que esta manera egoísta de pensar es el origen de conductas pecaminosas: “Los que viven siguiendo sus egos pecaminosos sólo piensan en las cosas que su ego pecaminosos desea” (Romanos 8:5)
La segunda faceta para pensar como Jesús consiste en que empieces a meditar con madurez, enfocándote en otros, no en ti mismo.
En su gran capítulo sobre el amor verdadero, Pablo concluyó que pensar en los demás era la señal de madurez: “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño. Cuando llegué a ser adulto, dejé atrás las cosas de niño” (1 Corintios 13:11)

En la actualidad, muchos suponen que la madurez espiritual se mide por la cantidad de información bíblica y doctrina que uno sepa. Si bien el conocimiento es una medida de la madurez, no es todo lo que se necesita.

La vida cristiana es mucho más que credos y convicciones; incluye conducta y carácter. Nuestros hechos deben ser congruentes con nuestros credos, y nuestras creencias deben ser respaldadas con una conducta semejante a la de Cristo.

El cristianismo no es una religión, ni una filosofía, sino una relación y un estilo de vida. El centro de ese estilo de vida es pensar en los demás, como lo hizo Jesús, en lugar de pensar en nosotros mismos.
Pensar en los demás es la esencia de ser semejantes a Cristo y la mejor evidencia del crecimiento espiritual. Esta manera de pensar antinatural, va en contra de nuestra cultura, es rara y difícil. Afortunadamente tenemos ayuda.
“Dios nos ha dado su Espíritu. Por eso nosotros no pensamos igual que las personas de este mundo” (1 Corintios 2: 12 PAR)

 

Una vida con propósito. Rick Warren (cap. 23). Editorial Vida. 2003

Dilo a Cristo

Cuando estés cansado y abatido,
Dilo a Cristo, dilo a Cristo
Si te sientes débil, confundido,
Dilo a Cristo el Señor

Coro

Dilo a Cristo, dilo a Cristo
Él es tu amigo más fiel
No hay otro amigo como Cristo
Dilo tan sólo a Él

Cuando estés de tentación cercado,
Mira a Cristo, mira a Cristo
Cuando rujan huestes de pecado,
Mira a Cristo el Señor

Coro

Mira a Cristo, mira a Cristo
Él es tu amigo más fiel
No hay otro amigo como Cristo
Mira tan sólo a Él

Si se apartan otros de la senda,
Sigue a Cristo, sigue a Cristo
Si acrecienta en torno la contienda
Sigue a Cristo el Señor

Coro

Sigue a Cristo, sigue a Cristo
Él es tu amigo más fiel
No hay otro amigo como Cristo
Sigue tan sólo a Él

Cuando llegue la final jornada,
Fía en Cristo, fía en Cristo
Te dará en el Cielo franca entrada
Fía en Cristo el Señor

Coro

Fía en Cristo, fía en Cristo
Él es tu amigo más fiel
No hay otro amigo como Cristo
Fía tan sólo en Él

Himnos de Gloria y Triunfo. #74

Anteriores Entradas antiguas