Tú no estás solo

Si tú sientes que tu vida
no te vale ni un centavo
Si tú sientes que has caído
en lo profundo de un lago
Te tengo que decir
que estás equivocado

Y si piensas que las cosas
se te han ido de las manos
Y si piensas que lo que has vivido
ha sido en vano
Te tengo que decir
que por ti la vida han dado

Tu no está solo
No has estado solo

Y es Jesús
Quien siempre va delante
con escudo y con espada
Es Jesús
Quien te sujeta fuerte
cuando la tormenta llega
Es Jesús
Quien te abriga en sus brazos
cuando el frío cala hondo
Es Jesús
Quien te protege
Quien te guía
Quien te espera
Quien te ama

Tú no está solo

Si a Jesús has encontrado
pero el camino es difícil
y tu sientes que has fallado
y que tu le has traicionado
Te tengo que decir
que ya te ha perdonado

Y si tu te has convencido
que él es el Hijo de Dios
Y si tú te has decidido
a proclamarlo y a seguirlo
Te tengo que decir
Jesús está a tu lado

Tu no estás solo
No has estado solo

Y es Jesús
Quien siempre va delante
con escudo y con espada
Es Jesús
Quien te sujeta fuerte
cuando la tormenta llega
Es Jesús
Quien te abriga en sus brazos
cuando el frío cala hondo
Es Jesús
Quien te protege
Quien te guía
Quien te espera
Quien te ama

///Tu no estás solo///
No has estado solo

Es Jesús…

Quien dio su vida
por amor a ti
Fue solo por amor

Jesús está contigo

//Créelo//

Canción de Karl Becerra

 

 

Alabanza por la liberación divina

1 Pacientemente esperé a Jehová,
y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.

2 Y me hizo sacar del pozo de la
desesperación,  del lodo cenagoso;
puso mis pies sobre peña,
y enderezó mis pasos.

3 Puso luego en mi boca cántico nuevo,
alabanza a nuestro Dios.
Verán esto muchos, y temerán,
y confiarán en Jehová.

4 Bienaventurado el hombre
que puso en Jehová su confianza,
y no mira a los soberbios,
ni a los que se desvían tras la mentira.

5 Has aumentado, oh Jehová Dios mío,
tus maravillas;  y tus pensamientos para
con nosotros, no es posible contarlos ante ti.
Si yo anunciare y hablare de ellos,
no pueden ser enumerados.

6 Sacrificio y ofrenda no te agrada;
has abierto mis oídos;
holocausto y expiación no has demandado.

7 Entonces dije: He aquí, vengo;
en el rollo del libro está escrito acerca de mí;

8 El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado,
y tu ley está en medio de mi corazón.

9 He anunciado justicia en grande congregación;
he aquí, no refrené mis labios, Jehová, tú lo sabes.

10 No encubrí tu justicia dentro de mi corazón;
he publicado tu fidelidad y tu salvación;
no oculté tu misericordia y tu verdad
en grande asamblea.

11 Jehová, no retengas de mí tus misericordias;
Tu misericordia y tu verdad me guarden siempre.

12 Porque me han rodeado males sin número;
me han alcanzado mis maldades, y no puedo levantar la vista.
Se han aumentado más que los cabellos de mi cabeza,
y mi corazón me falla.

13 Quieras, oh Dios, librarme;
Jehová, apresúrate a socorrerme.

14 Sean avergonzados y confundidos a una
los que buscan mi vida para destruirla.
Vuelvan atrás y avergûéncense los que mi mal desean;

15 Sean asolados en pago de su afrenta los que me dicen: ¡Ea, ea!

16 Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan,
y digan siempre los que aman tu salvación:
Jehová sea enaltecido.

17 Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí.
Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios mío, no te tardes.

 

Santa Biblia. RV60. Salmo 40.

Es mi intención vivir la vida con un propósito

Quienes no han logrado acercarse a la verdad han errado el propósito de vivir. Buda

De lo único que tienes que ocuparte en la vida es la de lograr la comprensión de Dios. Todo lo demás es inútil y despreciable. Sivananda.

 

El sentido del propósito se encuentra en el vértice de la pirámide de la autorrealización creada por Abraham Maslow hace más de cincuenta años. En el transcurso de sus investigaciones, el doctor Maslow descubrió que quienes tienen un propósito en la vida poseen las cualidades más elevadas que puede ofrecer la humanidad.

Durante los años que he dedicado al desarrollo humano, la motivación y la consciencia espiritual, es el tema sobre el que me preguntan la mayoría de las personas.
Me plantean una y otra vez la siguiente pregunta: ¿Cómo puedo encontrar mi propósito? ¿Existe de verdad tal cosa? ¿Por qué no conozco mi propósito en la vida?

Mantener un propósito es lo que consiguen las personas que llegan más lejos en la autorrealización en el viaje de la vida, pero para muchas otras apenas tienen ese sentido de propósito e incluso pueden dudar de que exista tal cosa en su vida.

 

Sentir que tienes un propósito.

En respuesta a la pregunta “¿Qué debería hacer con mi vida?”, sugiero que solo puedes hacer una cosa, puesto que llegaste a esta vida sin nada y te marcharás si nada: darla. Sentirás que tienes un propósito cuando des tu vida al servicio de los demás.
Cuando das a los demás, a tu planeta y a tu Fuente, tienes un propósito. Decidas lo que decidas, si te siente motivado por el servicio a los demás y al mismo tiempo te desinteresas sinceramente de los posibles resultados, sentirás que tienes un propósito, independientemente de la abundancia que recibas a cambio.

Cuando estás al servicio de los demás, o prolongas la bondad más allá de tus propios límites, te sentirás unido a tu Fuente. Te sentirás feliz  y satisfecho al saber que estás haciendo le que debes.

Del libro: El poder de la intención. Wayne Dyer

Dónde está Jehová, el Dios de Elías?

Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.
Y dijo Elías a Eliseo: Quédate aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el.
Y Eliseo dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré.
Descendieron, pues, a Bet-el.

Y saliendo a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el, le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti?
Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad.

Y Elías le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó.
Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré.
Vinieron, pues, a Jericó.

Y se acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Jericó, y le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti?
El respondió: Sí, yo lo sé; callad.

Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán.
Y él le dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré.
Fueron, pues, ambos.

Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán.
Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y otro lado, y pasaron ambos por lo seco.

Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti.
Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí.
El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no.

Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.
Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los partió en dos partes.

Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán.
Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo:
¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías?

Y así que hubo golpeado del mismo modo la aguas, se apartaron a uno y otro lado, y pasó Eliseo.
Viéndole los hijos de los profetas que estaban en Jericó al otro lado, dijeron: El espíritu de Elías reposó sobre Eliseo. Y vinieron a recibirle, y se postraron delante de él.

Segundo Libro de Los Reyes. Capítulo 2: 1-15. Reina-Valera 1960

 

Muchas enseñanzas se pueden sacar de este pasaje bíblico. Entre ellas:
-“Cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo”
Cuando un ser querido se nos va de nuestro lado debemos verlo como plan de Dios.
En especial si son personas de autoridad o representan la autoridad para nosotros.
Es difícil aceptar la tremenda carga o responsabilidad que cae sobre nuestros hombros, especialmente si nos toca ocupar su lugar como le pasó a Eliseo. Lo mismo le pasó a Josué cuando murió Moisés. Un padre de familia, una madre de familia, un pastor de una congregación o un presidente de una empresa o de una nación. Todos representan una autoridad. El liderazgo debe ser asumido por el que sigue al mando para continuar la obra que se empezó.

-“Saliendo a Eliseo los hijos de los profetas…”
Me llama la atención que estos discípulos no corrieron hacia Elías, el profeta principal, sino hacia Eliseo. Me hizo recordar el día cuando los hermanos de la iglesia nos visitaron en el hospital donde estaba interno mi esposo, y no lo buscaron a él sino a mí, para orar por mí. Entendí que había llegado el momento en que él se iría, ya sabía que ocurriría. De Dios viene la fortaleza para soportar cualquier prueba que él nos permita pasar. Lo que uno debe siempre hacer, al pasar por diferente pruebas, es ir directamente a Dios y preguntarle sobre cuál es Su voluntad en todo lo que está ocurriendo. Dios es Bueno, Fiel, Justo y Verdadero. Sus planes continuarán con o sin nuestra colaboración. Es mejor estar de Su lado, ver las cosas desde Su punto de vista, no el nuestro o el de los demás seres humanos. Buscar Su voluntad es lo más seguro en tiempos de oscuridad y aflicción.

_”Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti”
Todo aquello que haga una persona mientras vive queda firme y nada se puede cambiar. Son hechos. Elías tenía una gran influencia en los cielos y la tierra. Esa es la gran ventaja de desarrollar esa relación con Quien dirige en el cielo y en la tierra. Desde Adán y Eva hasta nuestros días han existido personas que se han atrevido buscar al Dios vivo y verdadero, cueste lo que cueste, y no paran hasta encontrarlo y tener comunión con él. Lamentablemente, todos mueren y cada generación ha de buscar los conocimientos que necesita para vivir plenamente, si es eso lo que desea. Elías podía interceder por Eliseo para que recibiera un regalo especial del cielo, pero la condición era que debía estar presente cuando Elías fuese llevado al cielo. Lo hizo. También quería esa cobertura que es necesaria para cumplir los planes de Dios sobre la tierra.

– El punto que quiero destacar de esta lectura es:” ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías?”
En muchos funerales observamos que con mucho dolor las personas claman el nombre de su ser querido. Algunos, por años van a los cementerios y hablan con su ser querido y hasta les piden orientación. Otros no cambian nada en su casa o habitación como si esperasen que su ser querido vuelva. “Y nunca mas le vio”
Eliseo fue el siervo del siervo de Dios. El ayudante. Ese lugar le permitió observar de cerca las manifestaciones gloriosas del poder de Dios. El no podía negar eso. Sabía que el poder es de Dios, y que Elías hacía lo que hacía bajo la dirección de Dios. Por eso es que él no dice: ¿Dónde está Elías? Su esperanza no estaba puesta en un ser humano finito sino en el Dios infinito, todopoderoso, que hizo los cielos y la tierra; y que estaría con él para hacer la obra que Eliseo tenía que hacer ahora. El no iba a imitar a Elías. Sabía que Dios tenía planes para él, y para eso le había dado una doble unción del espíritu de Dios.
Lo mismo creo que debemos hacer nosotros, en esta situación por la que estamos pasando. Dios está obrando. Está satisfaciendo necesidades que nadie puede llenar. Está llegando a lugares a los cuales nadie quiere ir. Dios está presente. Es testigo de todo el dolor por cual estamos pasando, y como siempre sucede, cuando nada funciona las personas se vuelven a él, como su último recurso. El se complace en responder, ayudar y restaurar nuestras vidas.

Emmanuel. Dios está con nosotros. Dios está presente!

@emldg

Siempre Cuidaré de ti

Soy esa voz en tu corazón
que te habla en las mañanas
con su palpitar
y el cantar de un ave al volar
Si le prestas atención escucharás

Siempre Cuidaré de ti
y aunque no me puedas ver
Allí siempre estaré para ti
Tu Abrigo seré
En el frío y la tormenta
Allí estaré

Y con las gotas de la lluvia
Yo quiero impregnarte de ternura
Aunque a veces pienses que te hace daño
No te preocupes
Son mis expresiones de Amor
Si tu no te despiertas Cuando dan las seis de la mañana
y ya tu piensas que tu día se atrasó
No te apresures
Todo está bajo Mi control

Déjame despertar en tu caminar
El deseo de podernos encontrar
Platicar y poder disfrutar de tus sueños
que me cuentas al andar

Ya no corras ni te apresures
que no existe afán para avanzar
Cierra los ojos y disfruta que
Yo te cuidaré
En la noche más oscura
Contigo Yo estaré
No hay edad
No hay vejez
Si tú logras esperar y
Confiar que en la intimidad
Yo te puedo proteger y
Demostrar que

/Y con las gotas de la lluvia
Yo quiero impregnarte de ternura
Aunque a veces pienses que te hace daño
No te preocupes
Son mis expresiones de amor
Si tu no te despiertas
cuando dan las seis de la mañana y
ya tu piensas que tu día se atrasó
/No te apresures
Todo está bajo mi control/

Siempre Cuidaré de ti
Constantemente te guiaré
Aunque no me puedas ver
Aquí siempre estaré
A las cinco de la mañana no estás solo pues
Yo voy contigo
/Yo seré tu abrigo/
Yo estaré contigo
Tú eres mi tesoro

Canción: Frank Valenzuela y Juanes Risen

No creo en el fracaso

Es urgente, si piensa en ellos, que abandone los pensamientos de fracaso, porque si piensa en la derrota, usted la tendrá. Adopte la actitud de “no creo en el fracaso”

Quiero contarle algo acerca de personas que han llevado esa filosofía a la práctica, con resultados asombrosos, y le explicaré las fórmulas y técnicas que usaron con tanto éxito. Si lee, con atención, estas anécdotas, cuidadosa y reflexivamente, creyendo como esa gente, pensando positivamente y poniendo las técnicas en acción, también usted vencerá el fracaso que ahora le parece inevitable.

Espero que no sea  “un hombre obstáculo” como alguien de quien me hablaron.
Le llamaron “hombre obstáculo” porque siempre que se hacía una proposición, oponía todos los posibles obstáculos que se ofrecían en conexión con la misma.
Pero este hombre encontró la horma de su zapato, y recibió una lección que le hizo cambiar esa actitud negativa.
La cosa sucedió de la siguiente forma:
Los directores de la empresa a la que pertenecía estudiaban un proyecto, en el cual se encerraba la posibilidad de grandes éxitos, así como de gastos considerables y riesgos definitivos. En las discusiones relativas a este asunto, “el hombre obstáculo” solía decir, invariablemente, y siempre con aire de suficiencia (este tipo de personas se muestran doctorales, probablemente, para encubrir sus sentimientos de duda):
“¡Un momento! Tengamos en cuenta los obstáculos que envuelve”

Otro hombre que hablaba muy poco, pero a quien se le tenía gran consideración por sus capacidades, sus aciertos y su característico don de seguridad, le preguntó:

_¿Por qué  subraya constantemente los obstáculos de esta proposición e ignora sus posibilidades?
_Porque hay que actuar con realismo, para ser inteligentes, y en ese proyecto hay obstáculos que son verdaderos. Me gustaría saber cuál es su actitud frente a ellos.

El otro, sin titubear, contestó:
_¿Qué actitud tomaría frente a esos obstáculos? Pues los quitaría, eso es todo; después me olvidaría de ellos.
_Pero eso es muy fácil decirlo: quitarlos y olvidarlos. Permítame preguntarle si tiene alguna técnica para quitar y olvidar obstáculos que nosotros ignoramos.

Una apacible sonrisa invadió su cara cuando dijo:
_¡Hijo mío! Me he pasado toda la vida quitando obstáculos y hasta la fecha no he encontrado uno que no pueda quitar, siempre que se tenga suficiente fe, ánimo y buena disposición para el trabajo. Puesto que desea conocerlo, se lo mostraré.
Metió la mano en el bolsillo y sacó su cartera. Allí encontró una tarjeta con algunas palabras escritas. Puso la cartera sobre la mesa y continuó:
_Muchacho, vea esto, léalo. Es mi fórmula, y no me venga con que tampoco esto sirve, pues yo lo conozco muy bien por haberlo experimentado.

El “hombre obstáculo” tomó la cartera, y con una extraña expresión en la cara, leyó las palabras para sí mismo.

_Léalas en voz alta _pidió el dueño de la cartera.

Esto fue lo que leyó con una voz insegura:
“Puedo hacerlo todo a través de Cristo porque Él me fortalece” (Filipenses 4:13)

El dueño de la cartera se la guardó y dijo:
_Yo he vivido bastante y durante mi vida me he enfrentado a muchas dificultades, pero con el poder de esas palabras, que es un poder verdadero, las he vencido apartando los obstáculos.

Lo manifestó con confianza, y todos los presentes sabían que era una afirmación sincera. Su seguridad, junto a los hechos de la experiencia, que eran conocidos por todos y además el hecho de que no era un “devoto”, sino alguien igual que los demás, tuvieron como consecuencia que se convencieran todos los que había alrededor de la mesa; por lo menos no se suscitaron nuevas discusiones negativas.
El proyecto se puso en práctica, y, a pesar de las dificultades y los riesgos, fue un éxito.

La base de la técnica de este hombre es el principio fundamental contra cualquier obstáculo:

No lo tema. Practique el creer que Dios está con usted y que, en combinación, con su ayuda, tendrá poder para salir bien del paso.  Así el primer paso contra un obstáculo es, simplemente, enfrentarlo, sin lamentarse o quejarse, pero atacándolo enérgicamente. No ande de hinojos por la vida, medio vencido. Enfréntese a los obstáculos, y trate de vencerlos. Descubrirá que no tienen ni la mitad de la fuerza que le atribuyó.

Un inglés, amigo mío, me envió un libro de Winston Churchill titulado Máximas y reflexiones. En este libro, Churchill habla del general inglés Tudor, quien comandaba una división del Quinto Ejército Británico, el cual se enfrentó al asalto alemán de marzo de 1918. Los hechos se le presentaban adversos, pero el general Tudor sabía cómo enfrentarse a un obstáculo, aparentemente inconmovible e invencible. Su método fue muy sencillo: Sólo se mantuvo para que el obstáculo se estrellara contra él, y a su vez, en el momento oportuno, desintegrarlo. Oigamos cómo lo describe Churchill, en una frase llena de poder: “Tuve la impresión de que Tudor era una escarpia de hierro, inmóvil, clavada en el suelo congelado”
El general Tudor sabía justamente cómo permanecer frente a un obstáculo:
Se plantaba frente a él, simplemente, sin ceder, hasta que el obstáculo se desintegraba.
Hágalo y obtendrá el mismo resultado; algo tiene que desintegrarse, e indudablemente no será usted, sino el obstáculo. Esto sucederá si tiene fe; fe en Dios y en usted mismo. Fe es la cualidad fundamental que necesita. Con eso basta; en verdad es más que suficiente. Use la fórmula recomendada por el negociante mencionado y desarrollará un tipo poderoso de fe, tanto en Dios como en usted mismo. Aprenderá a conocer su propia capacidad; su poder para hacer las cosas. Según sea su habilidad para pasar de una actitud negativa a una positiva, en esa misma proporción, logrará el dominio. Entonces si podrá decir, bajo cualquier circunstancia, y decirlo de verdad:

“No creo en el fracaso”

 

Del libro: El poder del pensamiento tenaz. Norman Vincent Peale. !Debolsillo

Alabanzas al Creador y Preservador

1 Alegraos, oh justos, en Jehová; en los íntegros es hermosa la alabanza.

2 Aclamad a Jehová con arpa; cantadle con salterio y decacordio.

3 Cantadle cántico nuevo; hacedlo bien, tañendo con júbilo.

4 Porque recta es la palabra de Jehová, y toda su obra hecha con fidelidad.

5 El ama justicia y juicio; de la misericordia de Jehová está llena la tierra.

6 Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

7 El junta como montón las aguas del mar; El pone en depósitos los abismos.

8 Tema a Jehová toda la tierra; teman delante de él todos los habitantes del mundo.

9 Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió.

10 Jehová hace nulo el consejo de las naciones, y frustra las maquinaciones de los pueblos.

11 El consejo de Jehová permanecerá para siempre; los pensamientos de su corazón por todas las generaciones.

12 Bienaventurada la nación cuyo Dios es Jehová, el pueblo que él escogió como heredad para sí.

13 Desde los cielos miró Jehová; vio a todos los hijos de los hombres;

14 Desde el lugar de su morada miró sobre todos los moradores de la tierra.

15 El formó el corazón de todos ellos; atento está a todas sus obras.

16 El rey no se salva por la multitud del ejército, ni escapa el valiente por la mucha fuerza.

17 Vano para salvarse es el caballo; la grandeza de su fuerza a nadie podrá librar.

18 He aquí el ojo de Jehová sobre los que le temen, sobre los que esperan en su misericordia,

19 Para librar sus alma de la muerte, y para darles vida en tiempo de hambre.

20 Nuestra alma espera a Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es él.

21 Por tanto, en él se alegrará nuestro corazón, porque en su santo nombre hemos confiado.

22 Sea tu misericordia, oh Jehová, sobre nosotros, según esperamos en ti.

 

Salmo 33. Santa Biblia. Reina – Valera. Revisión 1960.

Anteriores Entradas antiguas