La asamblea

 
La asamblea

Cuenta la fábula acerca de una asamblea en la que las herramientas arreglarían sus diferencias.

El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le destituyó porque hacía ruido y golpeaba todo el tiempo.

El martillo aceptó su culpa, pero pidió que expulsaran al tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

El tornillo aceptó su culpa, pero a su vez pidió la expulsión de la lija; dijo que era muy áspera y que siempre tenía fricciones con los demás.

La lija estuvo de acuerdo siempre y cuando fuera expulsado el metro que siempre estaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

En ese momento entró el carpintero y trabajó con el martillo, el tornillo, la lija y el metro. Finalmente, la tosca madera se convirtió en un precioso mueble.

Cuando el carpintero se fue, la asamblea se reanudó. El serrucho tomó la palabra y dijo: "Señores, quedó demostrado que todos tenemos defectos, pero el carpintero trabajó con nuestras habilidades. Así que no pensemos en nuestros defectos y concentrémonos en nuestras habilidades."

Entonces la asamblea se dio cuenta que el martillo era fuerte, que el tornillo unía, que la lija limaba las asperezas, y que el metro era preciso y exacto. Entre todos unieron sus fortalezas y trabajaron juntos.

A veces la familia o la empresa busca los defectos en los demás. La situación se vuelve tensa y negativa. Con razón Jesús dijo: “No juzguéis para que no seáis juzgados.”

Anuncios

Jesucristo es Señor

JESUCRISTO ES SEÑOR

Ricos y pobres, esclavos y libres, reyes y súbditos, ateos y piadosos, comunistas y derechistas, socialistas y demócratas, liberales y conservadores, niños, jóvenes y adultos,… todos tenemos algo en común. Un día, en el momento señalado por Dios, todos doblaremos las rodillas ante Jesucristo y todos reconoceremos que Jesucristo es Señor. Nadie podrá evitarlo. Así está señalado en las Sagradas Escrituras y así sucederá.
La Santa Biblia nos enseña en forma clarísima, el señorío de Jesucristo.

1.- ¡JESUCRISTO ES SEÑOR DE LA VIDA!
"Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, también el Hijo da vida a quienes quiere dársela" (Juan 5:21). Jesucristo es el Autor de la vida, y todo lo que existe fue hecho por El. Por más que los incrédulos y los así llamados científicos traten de enseñar que el hombre tuvo su origen en otras formas y que a través de millones de años ha evolucionado hasta llegar a su estado actual, hasta el momento, ninguno de ellos ha podido desvirtuar la verdad bíblica de la creación directa del hombre. Dios el Señor formó al hombre de la tierra misma, y sopló en su nariz y le dio vida (Génesis 2:7). Cuando estuvo con sus discípulos, Jesús dijo: Yo soy el camino, la verdad y LA VIDA: Solamente por Mi se puede hallar al Padre (Juan 14:6). Frente a esta verdad, nos queda una sola conclusión: Jesucristo es SEÑOR de la Vida.

2.- ¡JESUCRISTO ES SEÑOR DE LA MUERTE!
Lázaro, el amigo de Jesús, había muerto. Al acercarse Jesús a la casa de duelo, le salió al encuentro Marta la hermana de Lázaro, y escuchó las palabras sublimes del Señor: Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en m¡, aunque muera vivirá. Procedió El a demostrar aquel poder ante la tumba de Lázaro. Acercándose al sepulcro, después de hablar con su padre, dijo: Lázaro, sal de ahí. Y el muerto salió. Lo desataron y se fue. En esta forma Jesucristo demostró su poder sobre la muerte. Más luego, El mismo resucitó de entre los muertos, demostrando en esta forma que la muerte no podía tenerlo dominado. En otra ocasión posterior, apareciendo en visión a Juan, le dijo: Yo soy… el que vive. Estuve muerto pero ahora vivo para siempre. Yo tengo las llaves del reino de la muerte. De modo que Jesucristo es Señor de la muerte.

3.- ¡JESUCRISTO ES SEÑOR DE SEÑORES!
El que tiene poder ilimitado y omnipotente, que es Creador de la vida y Vencedor de la muerte no puede tener otro destino que el de Rey de reyes y Señor de señores. La misma Biblia nos habla del momento sublime cuando Jesucristo vendrá por segunda vez para juzgar y reinar. En aquel momento El vendrá para castigar a los que no reconocen a Dios ni hacen caso del mensaje de salvación de nuestro Señor Jesús. En este terrible momento del derramamiento de la ira de Dios sobre un mundo rebelde e incrédulo, saldrá Jesucristo como Vencedor, dispuesto a tomar las riendas de Gobierno del mundo entero, para sujetarlo a la voluntad de Dios. En ese momento, quiéralo o no, todos doblarán las rodillas ante El y toda lengua confesará que Jesucristo es SEÑOR! ¡Sí amigo lector, Jesucristo es Señor de señores!
Frente a estas declaraciones hermosas del Señorío de Cristo, queda una interrogante para cada uno:

¿ES JESUCRISTO SU SEÑOR?

A este Jesús que fue crucificado cuando habitaba entre nosotros, Dios lo ha hecho Señor y Cristo Amigo lector, en un día venidero Ud. estaría obligado a reconocer que Jesucristo es Señor. ¿Por qué esperar ese momento de desesperación? Por voluntad propia, podría doblar sus rodillas ante El ahora mismo y confesarlo Señor de su vida, para recibir el perdón de sus pecados y el don del Espíritu Santo… Así recibirá la Vida Eterna, y gozará de la presencia de Jesucristo en su vida cotidiana. ¡Arrepiéntase! ¡Vuelva a Dios! Confiese sus pecados directamente a Dios. Acepte a Jesucristo como su Salvador y podrá conocerlo como Señor de su vida. Luego, bautícese en el nombre de El y júntese a una Iglesia Cristiana para poder desarrollar la nueva vida que Cristo da a todos los que confían en EL.

Fuimos creados

Fuimos creados por Dios y para Dios y hasta que lo entiendas, tu vida no tendrá ningún sentido.
 
Cuando los hombre dejan de creer en Dios, no es que no crean en nada, sino que creen en cualquier cosa.

Letargo

Pobre del hombre que vive sin Dios, que se recrea solo en el pecado siendo un esclavo de su propio yo y simulando que está liberado. Pobre del alma que no despertó, que nunca pudo salir del letargo. Ay de aquel que en Dios nunca pensó y en su ignorancia está condenado.
Grande es mi suerte que con Jesucristo me he encontrado, que tuve la dicha de ser despertado y de ese letargo por fin escapé.
Soy un dichoso, ya pueden llamarme bienaventurado porque del pecado ya fui liberado y siento el gozo de la salvación.
Pobre del hombre que huye de Dios y se recrea en las cosas vanas buscando solo ventura y placer y sin saber que se pierde su alma.
Amigo mío trata de entender. No ignores más estas grandes verdades. Escapa ya de esta vanidad y busca a Cristo antes que sea tarde.
 

Jesucristo es el Señor

Jesucristo es el Señor.

Toda lengua lo confesará y toda rodilla se postrará ante él.

ESCRITURA: 
“Porque nada hay imposible para Dios” (Lucas 1:37).

TESORO BÍBLICO:
El autor y orador creyente S. D. Gordon, dijo: “En la vida de todo hombre existe un trono. Y cuando el yo  o uno mismo está en el trono, Cristo está en la cruz. Pero cuando Cristo está en el trono, el yo o uno mismo está en la cruz.” Existe algo que usted acepta como lo mejor, que cautiva su atención, y que controla su vida. Sus decisiones son tomadas en base a eso. El plan de Dios no es que Cristo posea un lugar en su vida o que Él tenga prominencia en su vida. Jesucristo merece e incluso demanda, preeminencia en su vida. Sin refutación, sin rechazo, sin rival.

PUNTO DE ACCIÓN:
¿Qué ocupa el trono de su vida: usted mismo-? ¿Su familia? ¿Su posición? ¿Su hogar? ¿Sus posesiones? ¿Su apariencia física? ¿Sus talentos? Pídale a Dios que le perdone por tener algo o alguien en el trono que no sea Él. Pídale que le dé fortaleza para arrepentirse y “re-entronarlo” a Él como Señor.

Cómo llegar al cielo?

Cómo llegar al cielo?

Primero, las malas noticias

A causa de nuestro pecado, nacemos separados de Dios.  Esto se aplica a toda la raza humana. Usted no esta solo.

Romanos 3:23 dice, "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios"

Romanos 3:10 dice, "Como esta escrito: No hay justo ni aun uno"

Romanos 6:23a "Porque la paga del pecado es muerte"

No hay ninguna obra buena que podamos hacer para salvarnos a nosotros mismos de estar separados eternamente de Dios

Efesios 2:8-9 dice, "Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe, y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe"

 

Pero hay buenas noticias!

Hay un forma para ser reconciliados con Dios, y esto fue logrado por el unico Hijo de Dios, Jesucristo.  Se necesitaba un sacrificio para limpiar sus pecados, y Jesus se entrego para ser ese sacrificio.  El fue clavado a una cruz romana y derramó su sangre para limpiar nuestros pecados.  Luego, tres dias mas tarde, milagrosamente resucitó de los muertos, confirmando que El era poderoso para salvarnos.  Colocando nuestra confianza en la muerte, sepultura y resurrección de Cristo es la única forma de tener la salvación, la vida eterna, y la reconciliación con Dios.

Juan 3:16-18 es un pasaje claro "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17 Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios."

Para estar perdido por siempre, simplemente no haga nada.  Pero para salvarse, nuevamente veamos La Bilblia para saber que hacer:

Romanos 10:9-10 "que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación"

Hay un regalo gratuito de parte de Dios para usted

Romanos 6:23b "pero la dádiva (regalo) de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, Señor nuestro."

Romanos 10:13 "porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo."

Esta usted listo para creer ahora mismo?  Si es asi, simplemente digale a Dios lo que El quiere que usted confiese.  Puede usar una oración similar a esta:

"Dios, reconozco que soy pecador, y que no puedo hacer nada para ganar una entrada al cielo.  Pero sinceramente y de corazón creo que Jesús murió en una cruz por mi, fue sepultado, y resucitó de la tumba.  Pongo mi fe en Su sacrificio que pagó por todos mis pecados."


Las oportunidades

 

APROVECHA LAS OPORTUNIDADES

Un hombre recibió una noche la visita de un ángel, quien le comunicó que le esperaba un futuro fabuloso: Se le daría la oportunidad de hacerse rico,de lograr una posición importante y respetada dentro de la comunidad y de casarse con una mujer muy hermosa.

Ese hombre se pasó la vida esperando que los milagros prometidos llegasen, pero nunca lo hicieron, así que al final murió solo y pobre. Cuando llegó a las puertas del cielo vió al ángel que le había visitado tiempo atrás y protestó: Me prometiste riqueza, una buena posición social y una bella esposa. ¡Me he pasado la vida esperando en vano! .

Yo no te hice esa promesa, replicó el ángel, "Te prometí la oportunidad de riqueza, una buena posición social y una esposa hermosa".

El hombre estaba realmente intrigado. "No entiendo lo que quieres decir", confesó. Recuerdas que una vez tuviste la idea de montar un negocio, pero el miedo al fracaso te detuvo y nunca lo pusiste en práctica? El hombre asintió con un gesto. Al no decidirte unos años mas tarde se le dió la idea a otro hombre que no permitió que el miedo al fracaso le impidiera ponerla en práctica. Recordarás que se convirtió en uno de los hombres más ricos del reino.

¿También recordarás? – Prosiguió el ángel, "aquella ocasión en que un terremoto asoló la ciudad, derrumbó muchos edificios y miles de personas quedaron atrapadas en ellos. En aquella ocasión tuviste la oportunidad de ayudar a encontrar y rescatar a los supervivientes, pero no quisiste dejar tu hogar solo por miedo a que los muchos saqueadores que había te robasen tus pertenencias: así que ignoraste la petición de ayuda y te quedaste en casa". El hombre asintió con vergüenza. "Esa fue tu gran oportunidad de salvarle la vida a cientos de personas, con lo que hubieras ganado el respeto de todos ellos", continuó el ángel.

Por último, ¿recuerdas aquella hermosa mujer pelirroja, que te había atraído tanto? La creías incomparable a cualquier otra y nunca conociste a nadie igual. Sin embargo, pensaste que tal mujer no se casaría con alguien como tú y para evitar el rechazo, nunca llegaste a proponérselo. El hombre volvió a asentir, pero ahora las lágrimas. "Si amigo mío, ella pudiese haber sido tu esposa", dijo el ángel. "Y con ella se te hubiera otorgado la bendición de tener hermosos hijos y multiplicar la felicidad en tu vida".

A todos se nos ofrece a diario muchas oportunidades, pero muy a menudo, como el hombre de la historia, las dejamos pasar por nuestros temores e inseguridades. Pero tenemos una ventaja sobre el hombre del cuento. ¡Aún estamos vivos!.