Los 10 mandamientos de Dios

Dios le dijo  los israelitas:

"Yo soy el Dios de Israel. Yo los saqué de Egipto, donde eran esclavos.

"No tengan otros dioses aparte de mí.

"No hagan ídolos ni imagenes de nada que esté en el cielo, en la tierra

o en lo profundo del mar. No se arrodillen ante ellos ni hagan culto en

su honor. Yo soy el Dios de Israel, y soy un Dios celoso. Yo castigo a los

hijos, nietos y bisnietos de quienes me odian, pero trato con bondad  a

todos los descendientes de los que me aman y cumplen mis mandamientos.

"No usen mi Nombre sin el respeto que se merece. Si lo hacen, los castigaré.

"Recuerden que el sábado es un día especial dedicado a mí. Ese día día nadie

deberá hacer ningún tipo de trabajo: ni ustedes,  ni sus hijos, ni sus hijas, 

ni sus esclavos, ni sus esclavas, ni sus animales, ni siquiera el extranjero

que trabaje para ustedes. Yo hice en seis días el cielo, la tierra y el mar,

y todo lo que hay en ellos. Pero el séptimo día descansé. Por eso bendije

ese día y lo declaré un día especial.

"Respeten a su padre y a su madre. Así podrán vivir muchos años en la

tierra que les voy a dar.

"No maten.

"No sean infieles en sus matrimonios.

"No roben.

"No hablen mal de otra persona ni digan mentira en su contra.

"No se dejen dominar por el deseo de tener lo que otros tienen, ya sea

su esposa, su sirviente, su sirvienta, su buey, su burro, o cualquiera  de

sus pertenencias". (Exodo 20: 1-17 Traducción lenguaje actual).

 

Dios mismo escribió los diez mandamientos señalados aquí, en dos tablas de piedra

y se las dio a Moisés y al pueblo de Israel. Guardar los mandamientos proporcionaba

una manera de que Israel respondiera debidamente a Dios en gratitud por haberlos

sacado de la esclavitud; al mismo tiempo se requería tal obediencia a fin de permanecer

en la tierra prometida.

Los diez mandamientos resumen la ley moral de Dios para su pueblo y describen sus

obligaciones hacia Dios y hacia los demás. 

Ante esta ley de Dios ningún ser humano puede permanecer en pie ante Él. 

Nadie la puede cumplir en su totalidad.

Por eso necesitamos de Aquel que sí la pudo cumplir, que tomó nuestro lugar y pagó el

precio de nuestra desobediencia con su muerte en una cruz.

Jesucristo es hoy el único camino al Padre celestial, el único camino a ese lugar de eterno

descanso que todos anhelamos.

Jesucristo vino a liberar a los cautivos (del pecado: del odio, del rencor, de falta de

perdón, egoísmo, pleitos, envidias, borracheras, mentiras, hechicerías, etc., etc.,…).

Sólo Jesucristo nos puede dar vida, y vida en abundancia: la vida eterna.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. gabriela
    Sep 07, 2013 @ 18:21:01

    aqui nunca encuentro nada

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: