Un sueño

“Soñé una vez que habían tres figuras arrodilladas junto a un camino, esperando que Jesús pasara por allí. Entonces apareció el Señor quien se dirigía hacia ellas.
Al llegar frente a la primera, se detuvo y la abrazó.
Al acercarse a la segunda, le colocó su mano con ternura sobre el hombro.
Sin embargo, sólo se sonrió con la tercera, y luego, prosiguió su camino.

Alguien le dijo al Maestro: _Creo que amas a la mujer que abrazaste mucho más que a las demás.
_No entiendes, contestó el Señor con dulzura. _La persona que recibió un abrazo necesita de mi apoyo, pues es débil en la fe. La que obtuvo una palmadita en el hombro es más fuerte que la primera; pero la última, con quien me sonreí, tiene mayor fortaleza que las demás. Nunca tengo que preocuparme por ella, porque siempre está conmigo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: