La crítica y algo más…

No critiques para que no te critiquen, porque te han de tratar de la misma forma en que trates a los demás. ¿Y cómo vas a andar preocupándote de la paja que está en el ojo de tu hermano si tienes una viga en el tuyo? ¿Cómo te vas a atrever a pedirle a tu amigo que te deje sacarle la paja si la viga que tienes en el ojo no te deja ver? ¡Hipócrita! Primero sácate la viga para que puedas ver bien cuando le estés sacando la paja a tu hermano.

No des la santo a los perros ni eches perlas delante de los puercos, porque son capaces de pisotearlas y luego dar media vuelta y atacarte.

Pide y se te concederá lo que pidas. Busca y hallarás. Toca y te abrirán. Porque el que pide recibe. El que busca, halla. Y al que llama, se le abrirá. Si uno le pide a su padre un pedazo de pan, ¿será capaz el padre de darle una piedra? Y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente venenosa? ¡Por supuesto que no! Y si un hombre de corazón endurecido sólo da  buenas cosas a sus hijos, ¿no crees que tu Padre que está en los cielos dará aún mejores cosas a los que se las pidan?

Haz a otros lo que quieras que te hagan a ti. En esto se resumen las enseñanzas de la Ley de Moisés y los profetas.

Al cielo sólo se puede entrar por la puerta estrecha. Ancha es la puerta  y espacioso el camino que conducen al infierno; por eso millones de personas lo prefieren. En cambio, estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y muy pocas personas lo hallan.

Cuídate de los falsos maestros que se te acercan disfrazados de inocentes ovejas, pero son lobos capacez de destozarte. Da la misma manera que uno puede identificar un árbol por los frutos que lleva, podrás identificar a esos falsos predicadores por la forma en que se comportan. ¿quién confunde una vid con un pino o una higuera con abrojos? Los árboles frutales se conocen por los frutos que producen. El buen árbol produce buenos frutos; y el malo, malos frutos. Es imposible que un árbol que produzca frutos deliciosos pueda llegar a producir alguna variedad desagradable. Por otro lado, es imposible que un árbol de fruto incomible produzca uno que se pueda comer. Por eso los árboles de malos frutos se cortan y se queman. Igualmente, una persona se conoce por las acciones que produce.

No todos los que dicen ser piadosos lo son de verdad. Quizás me llamen Señor, pero no entrarán en el cielo. Allí sólo entrarán los que obedecen a mi Padre que está en el cielo. El día del juicio muchos me dirán: “Señor, pero nosotros hablamos de ti y en tu nombre echamos fuera demonios y realizamos muchísimos milagros”. Y yo les responderé: “Nunca han sido míos. Apártense de mí, porque sus obras son malas”

El que presta atención a mis enseñanzas y las pone en práctica es tan sabio como el hombre que edificó su casa sobre una roca bien sólida, y cuando llegaron las lluvias torrenciales, las inundaciones y los huracanes, la casa no se derrumbó porque estaba edificada sobre la roca.

Pero el que oye mis enseñanzas y no les presta atención son como el que edificó su casa sobre la arena, y cuando llegaron las lluvias, las inundaciones y los vientos, la casa se derrumbó.

La multitud que escuchó este sermón de Jesús quedó admirada, porque enseñaba como el que tiene gran autoridad y no como los escribas.

 

Mateo, capítulo 7. La Biblia al Día. Parafrasis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: