La conciencia, marca de Dios

C.K. Chesterton dijo una vez: “Cuando un cocodrilo devora al décimo explorador no oye ninguna voz que le diga: ‘¡Venga, venga!, sé un buen cocodrilo’ pero cuando un hombre perjudica a algún prójimo la conciencia le dice: ‘Sé y pórtate como un hombre’ El cocodrilo no tiene conciencia, el hombre la tiene”

¿Quién puso esa cosa tan extraña dentro de nosotros? Ciertamente, no nosotros mismos. La única respuesta es que somos seres morales y la conciencia señala a un Dios moral como nuestro Hacedor y Creador. La inteligencia no puede venir de la no inteligencia. Lo moral no puede venir de lo no moral. La personalidad es la cosa más preciosa del mundo. Es, pues, evidente que una personalidad anterior a nosotros, y evidentemente superior a nosotros mismos tiene que habernos hecho, y ha de ser, la Bondad y la Justicia suprema.

Samuel Vila. Enciclopedia de Anécdotas e Ilustraciones. Vol. 2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: