La reserva de Dios

“Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en

cualquier cosa” Chesterton

 

Es muy interesante hacer un recorrido anual y de manera

sistemática por toda la Escritura. Creo que cada creyente,

que se prepara para vivir con Dios por toda la eternidad

debe comenzar, desde este lado de la eternidad, a conocer

el caracter de Dios y de las personas que compartirán con

él la vida eterna.

Hoy, leyendo otra vez la carta que le escribió el apóstol Pablo

a los cristianos de Roma, me encontré con este pasaje, que

me llamó la atención de forma muy particular:

“Me he reservado siete mil hombres, que no han doblado

la rodilla delante de Baal” (Romanos 11:4)

El apóstol Pablo hace referencia a un caso mencionado en el

Antiguo Testamento, que narra una época muy triste por

la cual pasó el pueblo de Israel. Un tiempo en el cual

el pueblo escogido por Dios, y sacado de la esclavitud de Egipto

de una manera gloriosa, ahora se había apartado del Dios vivo y

verdadero para adorar a los ídolos de esa época, entre ellos a

Baal.

Dios, en un intento final de hacer que el pueblo reflexione y

salga del engaño en el cual había caído, otra vez, le pide al

profeta Elías que haga algo. Elías cumple. Dios de manifiesta;

pero entonces Elías fue perseguido por la reina Jezabel y Elías

huye.

Todo el caso se puede leer en 1 Reyes 17-19 en el Antiguo

Testamento.

Cuando Dios le sale al encuentro a Elías, le pregunta:

“¿Qué haces aquí, Elías? Él respondió: He sentido un vivo

celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de

Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han

matado a todos tus profetas; y sólo yo he quedado, y me

buscan para quitarme la vida” (1Reyes 19: 9,10)

 

El apóstol Pablo usa este caso para recordar a los gentiles

que Dios no ha desechado a su pueblo. Lo disciplina, si,

pero no lo desecha, porque el pacto con su pueblo es eterno.

Ahora bien, muchas veces sucede con nosotros lo mismo que

le pasó a Elías. En dificultades buscamos a Dios y él en su

misericordia responde en forma grandiosa y se glorifica,

pero los enemigos de Dios desatan una persecusión

contra todos aquellos que se le oponen, porque hay que

recordar que es una lucha de poder espiritual.

No podemos olvidar tampoco a quién le entregó Adán el reino

que Dios le había dado a él (Génesis 2, 3) Lo importante es

recordar a quién le debemos obediencia y fidelidad.

 

“¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera.

Porque yo soy israelita, de la descendencia de Abraham,

de la tribu de Benjamín. No ha desechado Dios a su pueblo,

el cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías

la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo:

Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares ha

derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? Pero

qué le dice la divina respuesta? Me he reservado siete mil

hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal. Así

también aun en este tiempo ha quedado un remanente

escogido por gracia” Romanos 11:1-5

Dios se había reservado siete mil personas en todo ese país que

se mantenian fiel y en obediencia a sus preceptos y

madamientos. Para mí es algo maravilloso leer esto y recordar

que de Dios es el poder. En cada lugar sobre la faz de la tierra

hay personas que decidida y voluntariamente se entregan a

Dios en espíritu, alma y cuerpo para amar y servir.

Muchas veces creemos que estamos solos, pero no es así.

Dios sigue al mando de este mundo, aunque algunas

autoridades delegadas se hayan desviado de su misión.

En el libro de los Hechos de los Apóstoles se nos dice que Dios

nos da su poder para que seamos testigos de él (Hechos 1:8)

El propósito ha de ser extender el reino de Dios sobre la tierra,

no crear reinos paralelos.

Es tan fácil ceder ante lo momentáneo, lo urgente, que

olvidamos lo eterno, lo trascendente.

 

“Jesucristo, quien habiendo subido al cielo está a la diestra de

Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades”

1 Pedro 3:22

 

Jesucristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie viene al

Padre Celestial sino a travé de él. Juan 14:6

 

“El secreto de la existencia no consiste solamente en vivir,

sino en saber para qué se vive” Fiodor Dostoievski

 

“Un cristiano enfeliz es un cristiano mal informado.

El conocer a Dios da libertad” Tony Evans

 

El apóstol Pedro nos aconseja que hagamos el bien sin temer a

las amenazas. Dios siempre está presente!

 

“Me hallé en la ridícula situación de creer que me sostenía sólo: estando en realidad sostenido por toda la cristiandad”

Chesterton

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: