Elías y la viuda de Sarepta

Vino a Elías palabra de Jehová diciendo: Levántate, vete a Sarepta

de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una viuda que

te sustente.

Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Cuando llegó a la puerta

de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo

leña; él la llamó y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua

en una vaso, para que beba.

Yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego

que me traigas también un bocado de pan en tu mano.

Ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido;

solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de

aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y

prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos

dejemos morir.

Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme

a mí primero de ello una pequeña torta cocida debajo de la ceniza,

y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo. Porque Jehová

Dios de Israel ha dicho: La harina de la tinaja no escaseará, ni el

aceite de la vasija disminuirá, hasta el día en que Jehová haga

llover sobre la faz de la tierra. Entonces ella fue e hizo como le dijo

Elías; y comió él, ella y su casa, muchos días.

La harina de la tinaja no escaseó ni el aceite de la vasija  menguó,

conforme a la palabra que Jehová había dicho por Elías.

1 Reyes 17:8-16 RV60

En tiempos de escasez la gente guarda, por temor a morirse de

hambre, y ni pensar en compartir o dar a otro. Aquí vemos un

método muy práctico, que los egoístas y avaros no conocen: DAR.

Dios siempre usa métodos que muchas veces van en contra de la

lógica: morir para vivir, dar para tener más, servir para reinar,

obedecer para tener autoridad,…

El primero que obedece en esta historia es el profeta Elías, que

le cree a Dios que una viuda pobre lo va a sustentar. Pero no es la

viuda, es Dios a través de ella.

Cuando nosotros quitamos la mirada de las personas y la ponemos

en Dios ocurren los milagros.

Muchas veces perdemos el tiempo buscando quién es el culpable

de cierta situación en vez de buscar soluciones al problema.

El rey le echa la culpa al profeta, el profeta dice que es culpa del

rey, pero el pueblo está pasando necesidades esperando que se

pongan de acuerdo. La palabra de Dios es firme. Cuando Dios

habla se cumple su palabra, y así fue en este relato.

Dios había determinado que habría una sequía que duraría un

largo tiempo. Según la carta de Santiago, esta sequía duró tres

años y medio:

“Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras,

y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la

tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio

lluvia, y la tierra produjo su fruto” Santiago 5:17-18 RV60

Lo que Santiago no nos dice es que Elías hizo todo esto bajo la

dirección de Dios. Actuó en obediencia a Jehová Dios de Israel.

Versos anteriores mencionan la conducta del rey Acab, quien

gobernaba en tiempos de Elías: “Reinó Acab hijo de Omri sobre

Israel en Samaria veintidos años. Acab hizo lo malo ante los ojos

de Jehová, más que todos los que reinaron antes que él.

Tomó por mujer a Jezabel, hija de Et-baal rey de los sidonios,

y fue y sirvió a Baal, y le adoró” 1Reyes16:29-31.

Aquí vemos algunas de la razones por las cuales estaban pasando

por esas tremendas dificultades. Dios tiene ciertas normas para su

pueblo, y espera que las cumplan, por su propio bien.

En el Nuevo testamento encontramos muchas explicaciones que

no hallamos en el Antiguo testamento.

En medio de esta situación difícil en la que partcipa todo un pueblo,

encontramos una situación diferente y llena de gracia.

Una mujer pobre, viuda y llena de temor porque carece de toda

seguridad, halla su medio de sustento en el dar de lo poco que

tiene a un hombre hambriento, que es el representante de Dios

en ese tiempo.

Muchas veces quisiéramos tener grandes oportunidades para

servir a Dios, pero el representante de Dios es alguien que carece

de toda gloria que lo identifique. Y nos toca servir a esa persona,

darle de lo poco que nos queda. No es fácil hacerlo ya que ese ser

no nos puede pagar ni devolver el favor que hacemos. Pero Dios

está ahí, es a Dios a quien le estás dando ese bocado de pan.

“Vive Jehová tu Dios” dice la mujer. El Dios de Elías no era el Dios

de ella, hasta ese momento. ¿Cuánta gente no estará esperando

para ver si ese Dios que decimos representar es tan real como

decimos que es?

Es fácil servir a Dios cuando tenemos cosas que mostrar a los

demás como señal de las bendiciones de Dios. Pero Dios no metió

a Elías en una burbuja y le libró de pasar por esta prueba.

Una mujer, que no era del pueblo de Israel, fue la escogida por Dios

para revelarle su poder y su amor. Cuando el pueblo de Dios se

pervierte siguiendo la corriente de este mundo, Dios se revela a

aquellos que habían oído algo del Dios vivo y verdadero.

Cuando Jesús estuvo aquí en la tierra, fue a visitar su pueblo,

donde había crecido, y la gente no creía en él. Hizo mención, entre

ellos, el caso de esta viuda: “En verdad os digo que muchas viudas

había en Israel en los días de Elías, cuando el cielo fue cerrado por

tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en toda la tierra;

pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda

en Sarepta de Sidón” Lucas 4:25.26

A veces no entendemos los planes de Dios y le juzgamos mal con

facilidad. Él usa a quien quiere y como quiere. Lo más importante

para cada uno de nosotros es buscar su guía y dirección en toda

situación. Y mantenernos firmes en la palabra que ya no dio, hasta

nueva orden. Podemos escoger ver a Dios obrando en medio de

nosotros, y lo veremos obrar, o desesperarnos y echarnos a morir,

que es el último recurso, como hizo esta viuda. Dios usó a su siervo

para decirle a esta mujer, que no lo conocía personalmente, que él

estaba intersado en ella, no quería que muriera sino que viviera,

y él la iba a sustentar todo el tiempo que durara la sequía y la escasez.

Dios es Bueno en todo tiempo y no quiere que la gente perezca sino

que viva, que viva para él. Dios está obrando hoy también en muchos

casos particulares de hombres y mujeres que se atreven a clamar a él

y creerle.

Esta mujer sabía que Elías era un profeta de Dios.

El profeta le dice “No tengas temor”

Cuando Dios nos dice “No tengas temor” es porque lo está viendo

en nuestros corazones, pero él nos tranquiliza diciendo “Yo estoy

en control de esta situación, no te vas a morir de hambre, yo te

sostendré, no te abandonaré” Es maravilloso cuando vemos a Dios

revelándose en nuestra necesidad, sea cual sea. Clamar a él cuando

no hallamos ninguna solución es lo mejor.

Dios pudo haber escogido a alguien con recurso económicos

(lo hizo con Eliseo), pero le plació usar en este caso a una viuda

pobre para glorificarse.

“Clama a mí y yo te responderé y te enseñaré cosas grandes y

ocultas que tu no conoces” Jeremías 33:3

“Humillaos bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte

cuando fuere tiempo; echándo toda vuestra ansiedad sobre él,

porque él tiene cuidado de vosotros” 1 Pedro 5:6-7 

Jesús dijo: “Venid a mí todos los que estais trabajados y cargados,

y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, aprended

de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso

para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga”

Mateo 11:28-30

Es importante señalar que se cumplió fielmente lo que Dios dijo a

través del profeta Elías. No faltó la harina en la tinaja ni el aceite

en la vasija, y duró el tiempo señalado por Dios. Las pruebas

vienen siempre con un propósito y duran poco tiempo, aunque

por fuera de nuestra situación veamos otra cosa. Con Dios guiando

nuestras vidas es diferente. Dios te ama!

@emldg

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. emldg42
    May 31, 2014 @ 15:29:51

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: