Amar y Servir

Amar y servir, sería mi respuesta a todo aquel que me pregunte

cuál es mi propósito en la vida. Amar y servir como hija, esposa,

madre, ciudadana de mi país. Dejaré, y ya he dejado de hacer

algunos de esos roles, pero mi propósito en esta vida

sigue siendo el mismo.

No fue fácil para mí entender y aceptar que para eso nací. Costó mi

propia vida. Como todo el mundo, nací creyendo que el mundo

giraba alrededor de mí. Todo niñ@ que nace crece creyendo esa

falacia, hasta que la vida misma se encarga de despertarlo a la

realidad, triste realidad cuando no vemos Quien de verdad tiene

el control de nuestras vidas y es para Quien nacimos y somos.

“De Jehová es la tierra y su plenitud; el mundo, y los que en él

habitan” Salmo 24:1

Vea a su alrededor, véase a sí mismo, y se dará cuenta que todo,

incluyéndolo a usted, reclaman su total y absoluta consagración.

Usted no puede ser mejor que nadie en ningún área si no se

entrega por completo a ello. El error que cometemos muchas veces

es hacerlo para que los demás nos vean y nos elogien. Cuando ese

elogio no sucede, desistimos de la idea y buscamos otra cosa que

sea llamativa, y que nos aporte muchos aplausos y reconocimientos.

Así seguimos por la vida mirando sólo en forma horizontal para

compararnos unos con otros.

Una vez, cansada de todo eso y con mucha frustración en mi

corazón, miré hacia arriba, literalmente, si es que había Alguien

allá en lo alto que me oyera y me enviara ayuda. Jamás en mi vida

se me hubiese ocurrido que Él siempre estuvo a mi lado,

dispuesto a ayudarme, sin yo saberlo. Ahora, al repasar mi historia,

recuerdo a algunas personas que fueron cariñosas y bondadosas

conmigo a pesar del terror que estaba viviendo. Sé que la gente

que le hace daño a otros es porque no tienen a Dios en sus

corazones. Siguen sus instintos, se mueven en sus miedos, en sus

luchas de poder y dominio, como animales irracionales, sin pensar

en el daño que están causando a otros, inocentes muchas veces

como es el caso de los niños, que no tienen culpa de nacer en esas

condiciones que les tocó.

Podemos hacer el daño mayor al pagar nuestras frustaciones en los

más débiles, usar la venganza, que extiende el mal y lo hace mayor,

o podemos recapacitar y pensar qué puedo hacer yo ahora que me

toca a mí decidir lo que voy a hacer con mi vida? Repetiré los

modelos en los que he vivido o los cambiaré, con la ayuda de Dios?

Mi cambio de vida llegó a través del amor de Dios, revelado en su

Hijo Jesucristo. Fueron Buenas Noticias para mí saber que Alguien

me amaba desde antes de la fundación del mundo. Un Amor así es

el que yo quería, y todavía quiero. No un amor que se acabe con la

muerte.

“Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo Jehová, me

recogerá” Salmo 27:10

Muchos padres abandonan a sus hijos porque no los quieren, otros

porque no pueden, otros porque la muerte se los lleva y no era su

deseo ni su intención dejarlos, pues los amaban. Pueden haber

muchas causas por las cuales los niños quedan abandonados a su

suerte, pero una sola promesa: “Con todo, Jehová, me recogerá”

Cada persona, que ha sido abandonada, de alguna manera, y si es

sincera, podrá reconocer que en el transcurso de su vida, siempre

hubo alguien que lo amó desinteresadamente. Sé también que duraba

poco porque había intereses ocultos en aquellos que los dominaban

para que no supieran la verdad. La verdad es la que nos hace libres.

A esto se añade la rabia acumulada en el corazón por años de dominio,

maltrato y abuso. Siempre será un abuso criar a alguien sin decirle

la verdad. La verdad sobre el peso de sus propias decisiones,

la verdad sobre los padres o los encargados de su crianza, que no

son omniscientes y todopoderosos. Criarlos en una burbuja,

quitando cada inconveniente para que no sufran “lo que nosotros

sufrimos” y los hacemos más débiles que nosotros con mentiras.

Cada etapa de la vida tiene sus propios desafíos y debemos

prepararlos para enfrentarlos en vez de solucionar cada cosa por

ellos. Las mentiras que hemos descubierto, no segurlas propagando.

Ahora también sé, que aunque enseñemos las verdades que hemos

descubierto, algunos tratarán de comprobarlas e irán a probar lo que

usted probó y le hizo daño. Eso se llama libre albedrío, y fue una de las

cosa que olvidé al criar hijos. Y eso está bien! Dios no tiene nietos.

Dios tiene hijos. Dios tratará con cada uno de una forma muy

particular. Yo respeto eso. Cada persona tiene que tener convicción

propia de lo que hace y de lo que dice para ser genuina.

¿Qué hago en los casos cuando hablo y todo se vuelve

contra mí? No importa el rol que esté cumpliendo: Amar y servir como

mi amado Jesús me enseña en su Palabra. Él se humilló a sí mismo,

no pensó en sí mismo, pensó en nosotros. Por eso mi pasaje favorito

de las Escrituras es Filipenses 2: Humillación y Exaltación de Jesucristo.

De él aprendí a amar y servir a Dios y mi a prójimo.

Lo que hoy puedo evaluar en concreto es: mi mundo es diferente

realmente? Vale la pena amar y servir al prójimo incondicionalmente?

Sï, es diferente, para la gloria de Dios. Sí, vale la pena. Los principios

divinos son firmes e inconmovibles como una roca.

Mi determinación es seguir amando y sirviendo a Dios y a mi prójimo

hasta el final de mis días aquí en la tierra sabiendo que él me llevará

a cada situación que necesito aprender. Mi vida está en Sus manos.

La Gracia de Dios es suficiente para mí. Nuevas fuerzas él me da

cuando no tengo ninguna…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: