Oración de un anciano

En ti, oh Jehová, me he refugiado; no sea yo avergonzado jamás.

Socórreme y líbrame en tu justicia; inclina tu oído y sálvame.

Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente.

Tú has dado mandamiento para salvarme, porque tú eres mi roca y fortaleza.

Dios mío, líbrame de la mano del impío, de la mano del perverso y violento.

Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza, Seguridad mía desde mi juventud.

En ti he sido sustentado desde el vientre; de las entrañas de mi madre tú fuiste el que me sacó;

De ti será siempre mi alabanza.

Como prodigio he sido a muchos, y tú mi refugio fuerte.

Sea llena mi boca de tu alabanza, de tu gloria todo el día.

No me deseches en el tiempo de la vejez; cuando mi fuerza se acabare, no me desampares.

Porque mis enemigos hablan de mí, y los que acechan mi alma consultaron juntamente, diciendo:

Dios lo ha desamparado; perseguidle y tomadle, porque no hay quien le libre.

Oh Dios, no te alejes de mí; Dios mío, acude pronto en mi socorro.

Sean avergonzados y perezcan los adversarios de mi alma; sean cubiertos de vergüenza y de confusión los que mi mal buscan.

Mas yo esperaré siempre, y te alabaré más y más.

Mi boca publicará tu justicia y tus hechos de salvación todo el día, aunque no sé su número.

Vendré a los hechos poderosos de Jehová el Señor;

Haré memoria de tu justicia, de la tuya sola.

Oh Dios, me enseñaste desde mi juventud, y hasta ahora he manifestado tus maravillas.

Aún en la vejez y en las canas, oh Dios, no me desampares, hasta que anuncie tu poder a la posteridad, y tu potencia a todos los que han de venir, y tu justicia, oh Dios, hasta lo excelso.

Tú has hecho grandes cosas; oh Dios, ¿Quién como tú?

Tú, que me has hecho ver muchas angustias y males, volverás a darme vida, y de nuevo me levantarás de los abismos de la tierra.

Aumentarás mi grandeza, y volverás a consolarme.

Asimismo yo te alabaré con instrumento de salterio, oh Dios mío; de verdad cantaré a ti en el arpa, oh Santo de Israel.

Mis labios se alegrarán cuando cante a ti, y mi alma, la cual redimiste.

Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día; por cuanto han sido avergonzados, por cuanto han sido confundidos los que mi mal procuraban.

Salmo 71 Reina-Valera. Revisión 1960. Santa Biblia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: