Súplica de protección contra los perseguidores

Salmo de David

Líbrame, oh Jehová, del hombre malo; guárdame de los hombres violentos, los cuales maquinan males en el corazón, cada día urden contiendas.

Aguzaron su lengua como la serpiente; veneno de áspid hay debajo de sus labios. Selah

Guárdame, oh Jehová, de manos del impío; líbrame de hombres injuriosos, que han pensado trastornar mis pasos.

Me han escondido lazo y cuerdas los soberbios; han tendido red junto a la senda; me han puesto lazos. Selah

He dicho a Jehová: Dios mío eres tú; escucha, oh Jehová, la voz de mis ruegos.

Jehová Señor, potente salvador mío, tu pusiste a cubierto mi cabeza en el día de batalla.

No concedas, oh Jehová, al impío sus deseos; no saques adelante su pensamiento, para que no se ensoberbezca. 

En cuanto a los que por todas partes me rodean, la maldad de sus propios labios cubrirá su cabeza.

Caerán sobre ellos brazas; serán echados en el fuego, en abismos profundos de donde no salgan.

El hombre deslenguado no será firme en la tierra; el mal cazará al hombre injusto para derribarle.

Yo sé que Jehová tomará a su cargo la causa del afligido, y el derecho de los necesitados.

Ciertamente los justos alabarán tu nombre; los rectos morarán en tu presencia.

Salmo 140. RV60

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: