Jesús se regocija

En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo:

Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque
escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has
revelado a los niños. Sí, Padre, porque así te agradó.

Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre;
y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; ni quién es el Padre,
sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.

Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte:
Bienaventurados los ojos que ven lo que ustedes ven;
porque les digo que muchos profetas y reyes desearon ver
lo que ustedes ven, y no lo vieron; y oír lo que ustedes oyen,
y no lo oyeron.

Lucas 10: 21-24 (RV60)

@emldg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: