Aclamad a Dios con alegría

1 Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra.

2 Cantad la gloria de su nombre;
poned gloria en su alabanza.

3 Decid a Dios:
¡Cuán asombrosas son tus obras!

Por la grandeza de tu poder
se someterán a ti tus enemigos.

4 Toda la tierra te adorará,
y cantará a ti; cantarán a tu nombre.

5 Venid, y ved las obras de Dios,
temible en hechos sobre los hijos
de los hombres.

6 Volvió el mar en seco;
por el río pasaron a pie;
allí en él nos alegramos.

7 El señorea con su poder para siempre;
sus ojos atalayan sobre las naciones;
los rebeldes no serán enaltecidos.
Selah

8 Bendecid, pueblos, a nuestro Dios,
y haced oír la voz de su alabanza.

9 El es quien preservó la vida a nuestra alma,
y no permitió que nuestros pies resbalasen.

10 Porque tú nos probaste, oh Dios;
nos ensayaste como se afina la plata.

11 Nos metiste en la red;
pusiste sobre nuestros lomos pesada carga.

12 Hiciste cabalgar hombres
sobre nuestra cabeza;
pasamos por el fuego y por el agua,
y nos sacaste a abundancia.

13 Entraré en tu casa con holocaustos;
te pagaré mis votos

14 que pronunciaron mis labios
y habló mi boca, cuando estaba angustiado.

15 Holocaustos de animales engordados
te ofreceré, con sahumerios de carneros;
te ofreceré en sacrificio bueyes y
machos cabríos.

16 Venid, oíd todos los que teméis a Dios,
y contaré lo que ha hecho a mi alma.

17 A él clamé con mi boca,
y fue exaltado con mi lengua.

18 Si en mi corazón hubiera yo mirado
a la iniquidad, el Señor no me habría escuchado.

19 Mas ciertamente me escuchó Dios;
atendió a la voz de mi súplica.

20 Bendito sea Dios, que no echó de sí mi oración,
ni de mi su misericordia.

 

Salmo 66. Santa Biblia. Reina – Valera Revisada 1960.

 

Dios en Bueno. Como el padre corrige a sus hijos que ama, así corrige Dios a los suyos. Exaltamos su poder. “Por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos”
No hay armas, no hay poder, no hay consejo que pueda contra Dios. Y lo más maravilloso, y lo que demuestra su Presencia sobre toda la tierra y más allá, es que él se defiende solo. No necesita ayuda de nadie. Nosotros, los que creemos en él, sólo testificamos de Su poder y Su gloria como lo hizo este salmista. Toda prueba por la que pasa el pueblo de Dios termina en una alabanza, pero es mejor ofrecer sacrificios de alabanza mientras pasamos por el proceso; sabiendo que Dios tiene control de los grados del horno de fuego en donde nos mete y la profundidad de las aguas por las que vamos a pasar. Dios sabe lo que necesitamos aprender porque nos prepara para realizar esas obras que de antemano tiene preparadas para llevarlas a cabo, para Su gloria.

En los versos 13-15 nos habla de pagar los votos que se hicieron en los momentos de angustia. Eran las ofrendas del Antiguo Pacto, que eran sombra del Cordero de Dios que vendría para llevar sobre él el pecado de la humanidad. Ese Cordero perfecto ya vino. Ya no tenemos que hacer esa clase de sacrificios, pero sí cumplir cualquier otra promesa que hayamos hecho, que no invalide el sacrificio que hizo Jesucristo en la cruz.
“Mejor es que no prometas, que prometas y no cumplas” nos dijo Salomón.

En el verso 16 el salmista hace un llamado a los que quieran escuchar la forma en que Dios lo rescató. Sin duda la fe de muchos puede ser fortalecida al oír la forma en que Dios ayudó a alguien que clamó a él por ayuda.
Aquí en Venezuela estamos pasando por problemas muy difíciles, pero no sólo el país; cada persona, cada matrimonio, cada familia, cada comunidad, está pasando por problemas muy personales y particulares que deben buscar soluciones urgentes porque es de vida o muerte cada decisión que tomen. Lo digo porque la lucha es espiritual.
Pero también sé que no estamos solos. Dios está en control, y algún día podrán escuchar nuestras historias. Él está obrando en cada provisión del día a día porque Él es fiel y cumple Sus promesas.

“Joven fui, y he envejecido, no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan” Salmo 37:25

“Considera al íntegro, y mira al justo; porque hay un final dichoso para el hombre de paz” Salmo 37:37

“Busca primero el reino de Dios y su justicia, y todas tus necesidades será cubiertas” Mateo 6:6

Los hijos de Dios dependen de su Padre Celestial. Jesús lo hizo y obtuvo una victoria eterna. Ese es nuestro modelo, nuestro ejemplo vivo. (Filipenses 2).

Jesucristo es el Señor de la Creación!

@emldg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: