Mensaje a Laodicea

Escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto:
Yo conozco tus obras, que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!
Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.
Por tanto Yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.
He aquí, Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.
El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Apocalipsis 3: 14-22 RV60

Nada como un ejemplo! Cuando Jesucristo envía su mensaje a la iglesia, que le pertenece a él, por la cual se entregó porque la ama, y le exige un cambio en su comportamiento, él se pone como ejemplo. Él lo hizo primero y por eso tiene autoridad. Qué diferencia a los líderes de hoy, que mandan a sus seguidores a hacer lo que ellos deberían hacer, y no hacen.

Jesucristo dice: “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono” 

Los que conocen la historia de Jesucristo, aunque sea someramente, saben que él nunca actuó en contra de la ley divina, aunque los representantes religiosos y políticos de su época, lo hacían. Él ganó con todas las de la ley, por eso se levantó de los muertos, y él mismo testifica, en su revelación a Juan, que su victoria sobre el mal lo llevó a sentarse en el trono celestial, junto a su Padre; a quien siempre obedeció. Lo que no hizo nuestro padre Adán, quien obedeció la voz de un rebelde celestial (ángel que decidió obedecer su propio corazón egoísta)

Cuando quieras algo en la vida, observa a los que lo han logrado; no a aquellos que pregonan y pregonan lo que quieren y andan en busca de seguidores, pero ellos mismos no son ejemplo de lo que quieren lograr.

Hay que notar que este mensaje es para sus seguidores. Algunos tratan de vivir con la filosofía, pero no son cristianos, es decir, seguidores de Jesucristo. Es imposible! Para andar por este Camino hay que nacer de nuevo, por obra del Espíritu Santo de Dios. Es obra de Dios! Ni siquiera los cristianos pueden parir cristianos. Los pueden criar en la doctrina cristiana, pero hasta que la misma persona, con convicción y fe, quiera andar por ese Camino, no es cristiano. Jesucristo es la puerta por donde cada persona tiene que pasar. Para Dios nada es imposible. Él mismo se encarga de mostrar el Camino a cada ser humano, esté donde esté.

La misma iglesia Laodicea, había dejado fuera a su líder principal. Es el mensaje a la última iglesia. Ya había pasado la época de persecución y la iglesia, había acumulado mucha riqueza material, que ya no necesitaba clamar a Dios por su alimento, como al principio de su ministerio.
No hay que olvidar que el cristianismo por muchos años fue ilegal. Pasó por mucha tribulación para convencer al mundo de que el fundador del cristianismo seguía vivo y era el que los motivaba en su obra misionera de llevar las Buenas Noticias al mundo.
Las Buenas Noticias de que el mal había sido vencido y que cualquiera que mirara a Jesucristo, podría ser libre de cualquier atadura que lo esclavizara. Claro, como siempre, a los esclavistas no les conviene, que la verdad se sepa. La verdad siempre trae libertad. La mentira enreda y ata más y más a las personas. Cuando se dice la verdad, todo encaja, todo se entiende. Con las mentiras todo es confusión y caos.

La iglesia, al comienzo, podía ver obras maravillosas como nos la cuenta Lucas en el libro de los Hechos de los apóstoles. La conversión de Saulo (Cap. 9) es una de ellas.
Saulo quería borrar de la tierra a la iglesia porque la veía como una amenaza a su propia religión. Y el mismo Jesucristo lo detuvo. Desde ese momento su vida cambió y se convirtió en promotor del mensaje de Aquel que lo había transformado para bien.

Al Espíritu Santo se le describe como llama de fuego en el capitulo 2 del libro de lo Hechos. Es un Fuego que purifica los corazones de todas las malas intenciones que pueden mover su conducta. Además, las Sagradas Escrituras dicen que los hijos de Dios son guiados por el Espíritu de Dios. Y Dios no se contradice a sí mismo. No dice una cosa en público y otra en privado. No tiene que mentir para lograr sus objetivos. Creo que es la Única persona ante la cual todo ser humano se mantiene callado, pues su sola presencia intimida a cualquiera.

En cada mensaje a la iglesia, Jesucristo le dice: “Yo conozco tus obras”
Eso estimula a los que se dedican a realizar las buenas obras que Dios quiere que ellos hagan, aunque nadie en esta tierra los honre ni los premie. Ellos saben para Quien trabajan. Esas mismas palabras llenan de temor a los que saben que están actuando mal, que están abusando del cargo o puesto que el mismo Dios les dio, porque nadie recibe poder, si no es Dios quien lo da. Pero Dios lo que quiere es un cambio de conducta o arrepentimiento. Dar un giro de 180 grados. De estar de espaldas a Dios, volverle el rostro, recibir la corrección porque Dios le ama. El que ama corrige. El que no ama deja hacer, por miedo o porque busca algún beneficio.

El último verso dice: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” 

Me encanta. Me gusta mucho. Porque aunque es una sola iglesia, está compuesta de diferentes personas, con diferentes culturas. Cada persona tiene gustos diferentes. Si una congregación no es de su agrado, busque una en la cual usted se sienta bien en vez de tratar de destruirla.
Lo importante es la Doctrina, la enseñanza escritural, y para conocer la correcta usted también debe conocer lo que dice la Escritura, y ser un asiduo estudiante de la Palabra de Dios, para bendecir a otros y no para discutir. Dios da diferentes cosas en diferentes lugares. Es la multiforme Gracia de Dios. Su visión no es tubular. Lo que no entienda, respételo. A su tiempo entenderá.
El mejor método es estudiar, aprender, aplicar y luego enseñar; si tenemos la oportunidad.
Dios terminará la obra que empezó en cada uno de nosotros. Dios es Bueno y nos ama.

@emldg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: