Una Canción De Triunfo

“Y ninguno podía aprender el cántico sino aquellos ciento
cuarenta y cuatro mil, los cuales fueron comprados de entre
los de la tierra” (Apocalipsis 14:3)

Hay canciones que solamente pueden aprenderse en el valle.
Ningún arte puede enseñarlas, ni ninguna regla de fonética
puede hacer que se canten perfectamente.
Su música está en el corazón.
Son canciones de recuerdo, de experiencia personal.

San Juan dice que aún en el Cielo habrá una canción que
solamente podrá ser cantada por los hijos terrenales del linaje
de la redención.
Indudablemente que es una canción de triunfo, un himno de
victoria al Cristo que nos libertó.
Por el sentido del triunfo necesariamente nace del recuerdo del
encarcelamiento.

Ningún ángel, ni arcángel puede cantarla como yo.
Para cantarla como yo, tendrían que pasar por mi destierro,
y esto ellos no pueden hacer.
Ninguno puede aprenderla, sino los hijos de la cruz.

Y así, alma mía, estás recibiendo una lección de música de tu
Padre Celestial.
A ti se te está educando para el coro invisible.
Hay partes en la sinfonía que ninguna otra persona excepto tú
puedes realizar.
Hay cuerdas demasiado pequeñas para los ángeles.
Puede haber altos en la sinfonía que sobrepasen la escala, que
solamente los ángeles pueden alcanzar, pero hay profundidades
que a ti te pertenecen y que tú solamente puedes tocar.

Tu Padre Celestial, te está preparando, para aquella parte que
los ángeles no pueden cantar; y la escuela es sufrimiento.
He oído a muchos decir que Él te manda el sufrimiento para
probarte; no, esto te lo envía para educarte, para entrenarte para
el coro invisible.

Por la noche Él prepara tu canción.
Él templa tu voz en los valles.
En las nubes Él está atirantando tus cuerdas.
En la lluvia Él está endulzando tu melodía.
En el frío Él modela tu expresión.
En la transición del miedo a la esperanza Él perfecciona tu
conocimiento.

No desprecies la escuela de la aflicción; ella te dará la oportunidad
de que tomes una parte muy especial  en la canción universal.
George Matheson.

Manantiales en el desierto. Mayo 30. Editorial Mundo Hispano. 1979.

@emldg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: