Dios está activo en la historia

Dios está activo en la historia

 

1.- Dios es el Creador. “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”…”Dijo Dios: sea la luz. Y fue la luz…” Así comienza el libro del Génesis.

En el principio solo teníamos a Dios.

En lengua hebrea, la palabra “crear” es “bara” que significa hablar y llamar de la nada aquello que llega a ser realidad.

 

2.- Él es un arquitecto. Un arquitecto diseña en su mente lo que quiere traer a la realidad. Traza planos en donde señala el lugar donde quiere colocar cada cosa. Dios trajo a la realidad, a lo visible, lo que había diseñado en su mente.

Cuando Dios creó, él tuvo la visión de un Reino perfecto que sería regido por Adán y Eva.

 

3.- Dios es un constructor. No solo lo diseñó sino que hizo él mismo la construcción del universo con todas sus leyes que lo sustentan hasta ahora.

Todo lo que existe, que podemos visualizar a nuestro alrededor, habla de su actividad creativa.

 

4.-El hombre es un ser creado.

Dios lo creó como el clímax de la creación.

Sería el regente, administrador o gobernante del mundo creado por Dios (Gén. 1:26-28)

“Dios ha puesto eternidad en el corazón de los hombres” (Ecles. 3:11)

Usted y yo no tendremos verdadero descanso hasta que nos pongamos en contacto con él. Sólo él puede llenar el vacío de nuestro corazón.

 

5.- Redención y restauración.

En el capítulo 3 del Génesis vemos como el hombre y la mujer fallan en su obediencia al Dios creador trayendo sobre ellos y sus descendientes la ruina y la muerte. El pecado los separó de Dios. Esta es la muerte espiritual. La muerte física es cuando tu espíritu se separa de tu cuerpo. La muerte no es destrucción es separación. Tu ser espiritual irá al lugar que tú hayas elegido mientras vivías en este mundo.

 

Dios le dio una promesa de redención (rescate) en Génesis 3:15 “Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente (descendiente) y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza y tú le herirás en el talón”. Hasta ahora se dice que a la serpiente se le mata por la cabeza.

El descendiente de mujer que aquí se menciona es el Mesías redentor, Jesucristo, que pagaría el rescate del ser humano entregando su propia vida para salvar la nuestra. Él murió por nuestros pecados en la cruz del calvario. Por eso es que hoy tú y yo podemos recibir perdón de nuestros pecados porque él canceló nuestra deuda. Sólo tienes que arrepentirte de tus pecados, pedir perdón a Dios y si lo haces de todo corazón y con sinceridad serás perdonado y se restablecerá tu comunicación con Dios.

 

 

 

 

6.- Hay una guerra.

En la actualidad hay una guerra espiritual entre el reino de las tinieblas y el reino de la luz. Hay dos simientes o descendencias que luchan en este mundo: los hijos de las tinieblas, que siguen las órdenes de Satanás; y los hijos de luz, que siguen las órdenes del Rey de reyes y Señor de señores, Jesucristo.

 

Dios nos rescata del reino de las tinieblas, pues todos los nacidos de mujer nacen bajo ese reino aunque no lo sepan. Nacimos todos dominados y esclavizados por el pecado. Todos necesitamos del Salvador y Señor Jesucristo.

 

Dios nos redime y nos restaura. Somos regente nuevamente. Tenemos poder sobre nuestro enemigo. Tenemos autoridad delegada por nuestro Señor Jesucristo para que tomemos las puertas de nuestro enemigo. Dije enemigo no enemigos. Los seres humanos no son nuestros. Sólo tenemos un enemigo: Satanás, que rige las tinieblas y tiene a todo ser humano esclavo por el pecado y la muerte eterna.

 

Dios nos envía al territorio enemigo para liberar a los cautivos. Esa es la misión que Cristo nos enmienda a cada creyente: llevar su mensaje, las buenas noticias de que hay libertad para todo ser humano que pone su fe (confianza) en nuestro Señor Jesucristo. Dios quiere que todos entren en su reino, que conozcan la verdad. La verdad nos hace libre. (Juan 8: 31-36; 1 Pedro 2:9).

 

Dios nos bencice para que bendigamos a otros. Debemos escucharle, obedecerle y administrar sus benciones.

 

 

 

 

Anuncios