El mundo necesita…

EL mundo necesita hombres y mujeres…

que no se puedan comprar;

cuya palabra sea su garantía;

que pongan su carácter por encima de la riqueza;

que tengan opiniones y voluntad;

que sean más grandes que sus vocaciones;

que no titubeen en correr riesgos;

que no pierdan su individualidad en la multitud;

que sean tan honrados en las cosas insignificantes

como en las importantes;

que no transijan con lo malo;

cuyas ambiciones no se limiten a deseos egoístas;

que no digan que lo harán “porque todo el mundo lo hace”

que sean fieles a sus amigos en los buenos informes

y en los malos, en la adversidad y en la prosperidad;

que no crean que la astucia, la sagacidad y la terquedad

son las mejores cualidades para alcanzar el éxito;

que no tengan vergüenza o miedo de defender la verdad

cuando ésta sea impopular;

que puedan decir “no” con énfasis aunque el resto

del mundo diga “si”

 

Una vez que usted decida ser difrente, permita a Dios

que sea su guía y sea persistente; siga sus sueños con

determinación. Antes que lo sepa estará volando como

un águila.

 

  • Nunca use la edad como excusa.
  • Nunca se deje influenciar por la mayoría.
  • Nunca piense que sus elecciones obligan a nadie                                                 más que usted. (Si lo hace, se convertirá en un                                                     mártir voluntario)
  • Nunca desista porque otros discrepen con usted.

Si es tan inseguro que necesita que todos estén de

acuerdo con usted para seguir adelante, prepárese para

un futuro incierto. Me temo que el liderazgo lo eludirá.

Que nuestro Señor renueve su valor para permanecer

firme cuando otros discrepen.

 

Apunte bajo: ¡Mediocridad! Apunte alto: ¡Excelencia!

Nos convertimos en lo que pensamos.

 

Libro: Cómo vivir sobre el nivel de la mediocridad.

Charles Swindoll

 

La Luz

//Mi camino lo ilumina la Luz
por eso al mundo soy luz
en la oscuridad. La Palabra es la Luz
camino de Jesús que vence la maldad//

Ha sido un placer conocerte, buscarte me
a hecho entenderte, leerte me a hecho comprenderte
Tu me hablas de vida, no me hablas de muerte

Dime lo que quieras, quiero obedecerte
Tus labios dicen la verdad. Contigo mi alma disfruta
de prosperidad. Tu me hablas de amor
Me hablas de bondad. Me dijiste que de Dios es
mi habilidad.

Nadie me dice lo que puedes decirme
Tu fuiste enviada para dirigirme, tus letras saltan
para corregirme. Tu me has dicho que de Dios no
puedo esconderme.

El que te escribió no
puede ser del mundo, lo que tu me dices es
demasiado profundo, contigo yo alumbro la duda
me socorres el espiritu, me ayuda

//Mi camino lo ilumina la Luz
por eso al mundo soy luz

en la oscuridad, la Palabra es la Luz
camino de Jesús que vence la maldad//

Me has visto llorar, me has visto crecer
Tu me has dicho cosas cuando yo quiero retroceder
Tu me has dado ánimo para vencer
Tu me has dicho que Dios pone el querer como el hacer
Me dices lo contrario de lo que el mudo quiere
Tu me has dicho que cosas mas grande Cristo tiene
Me has dicho que espere, que no desespere
Tu me has dicho que no le tema a los malos seres
Tu me has dicho que no guarde rencor
Tu me has dicho que lejos de Dios yo estoy peor
Tu me has dicho que el perdón cura el dolor
Tu me has dicho que la gracia es eterno amor
Tu me has dicho que no confíe en los hombres
que busque el Nombre sobre todo nombre
que si llamo Alguien me responde
que del Espíritu la verdad no se esconde

//Mi camino lo ilumina la Luz
por eso al mundo soy luz
en la oscuridad, la Palabra es la Luz
camino de Jesús que vence la maldad//

Me has dicho que no solo de pan vive el hombre
si no de ti. Que me das consuelo en la ecatombe
Que el Maestro viene a redimir
Tu eres la espada de doble filo
De ti yo escribo y hablo de un Cristo vivo
Cuando te miro me animo y camino
directo hacia mi destino
Definitivamente eres poderosa
El universo sabe que eres otra cosa
Me hablas del novio que viene por su esposa
Tus proverbios me dicen cosas hermosas
Insisto que eres la luz que todos pueden ver
Tu eres el alimento que cualquiera puede comer
Que Dios me revele, de ti quiero aprender
Quiero ser la Biblia que muchos puedan leer

La lámpara a mis pies es la Palabra
Lumbrera a mi camino
Dr. P
Déjate llevar. Déjate alumbrar. Vívela

Canción de Dr. P. La Luz.. Del CD Corazón del Reino

 

Diles

Diles que lo conociste y te hizo bien
Diles que te amó y te recibió

Diles que sus brazos él extendió
Diles qué sentiste cuando te llenó y te sanó

\\Diles que él es cien por ciento real
Diles que ya no tienen que dudar
Que es exclusiva su forma de amar//

Diles lo que sentiste
Diles que fueron corrientes
Diles que lo conociste
Diles qué por dentro sientes

Diles que poco a poco lo conoces mas
Que ese privilegio no desperdiciarás
Jamás te arrepentirás de tu decisión
Que tu estilo de vida no es una religión

Diles que te sientes feliz
Que ya no tienes que huir
Diles que Jesús te ha enseñado a vivir
Diles que ahora puedes comprender el placer
de saber que no importa lo que pase, no te deja caer

\\Diles que él es cien por ciento real
Diles que ya no tienen que dudar
Que es exclusiva su forma de amar//

Diles que es real que no hay que dudar
que se riega la noticia que él sólo vino a restaurar
que vino con el compromiso de amar
y que ahora puedes cantar
a los cuatro vientos gritar que lo amas
Ahora sabes como el tiempo desperdiciabas
Diles que naciste de nuevo
y que sientan lo que tienes es tu anhelo

Diles que te sientes feliz
Que ya no tienes que huir
Diles que Jesús te ha enseñado a vivir
Diles que ahora puedes comprender el placer
de saber que no importa lo que pase, no te deja caer.

Diles que lo conociste y te hizo bien
Diles que te amó y te recibió
Diles que sus brazos él extendió
Diles qué sentiste cuando te llenó y te sanó
Diles que él es cien por ciento real
Diles que ya no tienen que dudar
Que es exclusiva su forma de amar.

\\Diles que naciste de nuevo
Diles que su amor es sincero
Diles que es puro y verdadero
Diles que Jesús es primero//

No se avergüencen del Evangelio porque es poder de DIOS

Canción de Dr. P/Sammy- CD:Clave 912

Requiere un amor extravagante

No toque, por favor. Este imperativo casi nunca se ve

garabateado en burdas letras; más bien lo encontrará

impreso nítidamente en lugares elegantes declarando

lo obvio. Debido a que siempre hay insensatos que se

precipitan intempestivamente donde se requiere la

delicadeza, esas cuatro palabras aparecen como

advertencia para que no se intente manejar

descuidadamente lo inestimable. Lo intocable pudiera

ser algo tan pequeño como una taza de fina loza, o tan

grande como un auto clásico, el único en existencia.

En vez de tocar tales cosas, se nos insta a disfrutarlas

guardando una distancia, a verlas sin tocarlas.

María no había sido uno de los personajes más

prominentes, al menos hasta después de esta

conmovedora escena que vamos a presenciar.

Aquí se distingue ella como una mujer sin miedo

a las opiniones ajenas y entregada a la excelencia.

 

Pero estando él en Betania, en casa de Simón el leproso, y

sentado a la mesa, vino una mujer con un vaso de alabastro

de perfume de nardo puro de mucho precio; y quebrando el

vaso de alabastro, se lo derramó sobre su cabeza.

Marcos 14:3

 

Sin titubear, María quebró el vaso y derramó su contenido

completo sobre la cabeza de Jesús. Imagine la fragancia

que invadió aquella sala cuando María quebró el vaso y

lo derramó en la cabeza de Jesús. Entonces, para sorpresa

de todos los presentes, excepto del Señor, echó lo que

quedaba del perfume sobre sus pies, se soltó el pelo y

con ellos comenzó a enjugar los pies de Jesús.

¡Qué acto tan emocionante! ¡Qué extravagancia!

¿Cómo pudo hacerlo?

La deliciosa fragancia bajó por su brillante cabello y

espesa barba. Envolvió su cuerpo con el aroma

delicioso. Hasta su única y su vestidura interior se

empaparon con el olor penetrante. Dondequiera que

fuera en las siguientes 48 horas, el perfume iría con Él:

a la pascua; el huerto de Getsemaní; a la casa del sumo

sacerdote; a la corte de Herodes; al pretorio de Pilato;

a las groseras manos de los que le echaron suertes por

su ropa al pie de la cruz.

El rito especial de perfumar la cabeza y el cuerpo era una

observancia extraordinaria sólo para la realeza. Era el

honor más alto que una persona común podría otorgar.

Jesús lo reconoció y también los que estaban con El.

Fue un momento significativo de implicaciones

portentosas.

Pero no a todos les gustó. La magnificencia del momento

fue teñida por la murmuración de algunos hombres de

mente estrecha. Los que presenciaron este acto eran

hombres que hacían su lecho bajo las estrellas y comían

higos que arrancaban de los árboles y peces que sacaban

del mar. Eran personas que calculaban la vida en trocitos

y pedacitos. Su mente lógica, sus cálculos elementales

no encontraban la forma de justificarlo. ¡No podían creer

que María hubiera quebrado el vaso! Ella no metió el dedo

para untar un poquito aquí y otro allá; ella lo quebró y lo

derramó todo. Estaban indignados. ¿Cómo pudo haber

hecho tal cosa? Estaban consternados.

“Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron:

¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume?

Marcos 14:4

Pero deténgase un minuto. Antes que se ponga muy

técnico con todo esto, recuerede que estamos viendo

una escena que ocurrió en el primer siglo. Las personas

como nosotros hemos tenido diecinueve siglos de pensar

en ella. Los actos extravagantes como esos se consideran

apropiados y hasta heroicos hasta cientos de años después.

Uno no puede dejar de preguntarse cuántas de las grandes

catedrales se construyeron contra los deseos del público,

cuántas obras de arte fueron hechas a pesar de la expresión

despreciativa de la multitud que calcula el peso y la medida

con exactitud. Esa clase de gasto no tiene sentido en el

momento, especialmente para los de mentes extremadamente

prácticas. Si usted aprecia las cosas basándose  en lo que es

esencialmente necesario, ¡cualquier expresión de arte es

considerada extravagante!

De manera que esos hombres se quejaron diciendo que

el perfume había sido desperdiciado. “¿Cómo lo pudo hacer?

¿Sabe usted todo lo que se podría hacer con esa cantidad?”

Lo tenían calculado.

“Podía haberse vendido por más de trescientos denarios,

y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella”

Marcos 14:5

Siempre habrá un trastorno en la lógica de la devoción

intensa si la base de la comparación son los pobres.

Además, los que se limitan a operar dentro de ese radio

de acción rígido y estrecho nunca lo entenderán.

Si no toma en cuenta esto, perderá el significado de

todo lo demás. La gente el día de hoy opera con esa

mentalidad. La función obtiene todavía más votos que

la devoción. La practicalidad ganará siempre sobre la

belleza. “Quita un poco de música para que podamos

servir más comida… no hay necesidad de esculturas,

ni pinturas finas, ni estructuras hermosas, siempre y

cuando estén presente los pobres. ¡Si el blanco y negro

es más barato, el de colores es un desperdicio… si una

organeta electrónica suple la necesidad, un órgano de

viento es una extravagancia¡” Y el argumento es

interminable.

No debe sorprendernos que esos  hombres hayan

“murmurado” contra María. No se sabe qué dijeron, pero

usted se lo puede imaginar, sobre todo si es un águila

que en ocasiones se ha remontado hasta las alturas de

la “extravagancia”

Jesús no sólo defiende la acción de María, también

justifica a la mujer basándose en la pureza del motivo

y urgencia de la hora. No se pierda eso. Jesús dijo:

“Dejadla” (En nuestro vocabulario moderno equivale a

“¡Cállense ya!”)

“Pero Jesús dijo: Dejadla; ¿por qué la molestáis? Buena

obra me ha hecho. Siempre tendréis a los pobres con

vosotros, y cuando queráis les podéis hacer bien; pero

a mí no siempre me tendréis. Esta ha hecho lo que

podía; porque se ha antcipado a ungir mi cuerpo para

la sepultura. Marcos 14:6-8

La muerte y sepultura de Jesús era la última cosa en la

que los discípulos querían pensar ese día. Casi los puedo

oír: “Esta comida es una buena ocasión para celebrar

juntos. No hables de la muerte; habla de la vida”

Pero María tenía el enfoque correcto. Ella no estaba

prendada con la celebración de la temporada; no había

olvidado que los días de su Señor estaban numerados.

“Ustedes no saben cuándo sucederá… Ella me ha dado

todo lo que tenía. Ha quebrado el vaso en honor a mi

muerte” Había sido una “unción antcipada” ¡Eso cambia

la perspectiva!

Espero que no se haya perdido el comentario de Jesús:

“Siempre tendréis a los pobres con vosotros” Tiene que

haber alguna implicación en esa declaración. Usted y yo

sabemos que en ningún sentido de la palabra se trata de

rebajar a los pobres. Sabemos que Jesús es incapaz de

eso. Ningún otro ha sido un instrumento más significativo

para ayudar a los pobres que Jesús de Nazaret. Nadie ha

demostrado un corazón más compasivo.

Entonces ¿qué significado tienen sus palabras? El está

viendo el acto de María en la luz de la perspectiva total.

El ve su muerte cercana. Ve su devoción apropiadamente

extravagante. Por lo tanto dice en efecto: “Está bien.

No la critiquen ni la detengan… 

 

Anne Ortlund comenta sobre el tema de esta manera:

Muchos de los que llenan los bancos de nuestros

templos tienen a Cristo dentro de ellos: un Cristo

precioso, emocionante, dador de la vida. Pero la

mayoría lo mantiene herméticamente encerrado

durante toda la vida. Y el aire está lleno de ¡NADA!

Van al culto para sentarse en el banco, y vemos fila

tras fila de hermosos vasos de alabastro. Los inertes

y hermosos vasos de alabastro se levantan y desfilan

hacia la salida, en silencio, o tal vez conversando

fríamente sobre insignificancias; repitiendo el ritual

semana tras semana, año tras año… si es que no se

aburren y lo dejan todo.

La necesidad urgente es de creyentes de vasos rotos.

El vaso necesita ser hecho añicos. Hay que liberar a la

vida. Eso ofrecerá un ambiente de fragancia. Y así la

congregación no la compondrán vasos inertes sino

vasijas rotas, que por primera vez disfrutan de comunión.

¡Oh, por supuesto, es desagradable y pavoroso ser roto!

Es mucho más fácil la fachada fría de un vaso de alabastro.

María también tuvo que pagar el precio.

 

¿Actúa usted a veces movido por ese impulso de

abandonar las restricciones? ¿Tiene usted a veces el

valor de arriegar una expresión extravagante de amor?

Entonces está en camino para vivir por encima del plano

de la mediocridad. Le recuerdo que la extravagancia es

una excepción, pero hay veces que es apropiada.

Eso es algo demasiado hermoso para expresarlo, algo tan

valioso que no tiene precio: el de un vaso vivo quebrado

ante los demás. Pero no se preocupe, el letrero de

“no toque” ya no se aplica. Cuando el vaso es quebrado,

 su contenido llena la casa, y les dice a todos:

“Toque, por favor”

Ya es tiempo de que algunos quiebren sus vasos de

alabastro. Me refiero a un regalo extravagante para la

obra de Cristo, de la clase que dio María. ¿Y qué fue?

Ella misma. Para algunos esta será la primera vez que

se den a alguien. Cristo lo invita para que se entregue a El,

total, de manera extravagante, como un vaso vivo ante

los demás. Hágalo ahora y descubra lo que es volar alto.

¡Conviértase a Cristo!

 

Cómo vivir sobre el nivel de la mediocridad. Charles Swindoll

Tiene que ver con otro reino

Al principio de la década de los ochenta la revista

Fortuna publicó un artículo que disipó las dudas de

cualquiera respecto a los emprendedores jóvenes

de hoy. El artículo daba los resultados de estudios

que se hicieron tocante a las actitudes y los valores

de personas de veinticinco años que tomaban su lugar

en el mundo de los negocios. El propósito de esas

investigaciones era dar a los lectores una idea de lo que

se podía esperar de aquellos jóvenes durante la década

que comenzaba. ¡Las revelaciones son asombrosas!

Un astuto pensador ha analizado los resultados en seis

observaciones:

1. Esos jóvenes creen que una vida de éxito significa la

independencia económica y que la forma de alcanzarla

es llegando a la cima de una corporación importante.

2. Creen en sí mismos. Creen que tienen talentos y

capacidades para ser los mejores. Entre ellos no hay

“conversación humilde”

3. Creen en el mundo de las corporaciones.

Están seguros de que las instituciones que ellos dirijan

son las que más valen la pena en el mundo.

4. Consideran “un obstáculo para el éxito” cualquier

relación que los retarde en su escenso por la escalera

corporativa. El matrimonio es una opción aceptable sólo

si no interfiere con sus aspiraciones de alcanzar el éxito.

Para la mayoría de ellos, tener hijos es algo que necesitan

pensarlo mucho.

5. Lealtad no figura muy alto en su lista de valores.

Los jóvenes de esa nueva raza tiene siempre a mano

sus solicitudes de trabajo. Están listos para mudarse de

una compañía a otra y creen que la lealtad a una sola los

haría quedarse en un sistema que pudiera impedirle una

máxima movilidad hacia arriba.

6. Están convencidos de que son más creativos e

imaginativos que los que ocupan ahora las posiciones

de arriba en las corporaciones y creen que no hay mucho

que puedan aprender de ese tipo de personas mayores

antes de tomar sus lugares.

¿Qué tiene que ver esto con vivir sobre el nivel de la

mediocridad? Todo, en realidad. Para vivir en ese nivel

se requiere pensar con claridad y más allá del día de hoy.

Requiere enfrentar el egoísmo y cortar la raíces de la

avaricia. Si esperamos demostrar el nivel de excelencia

modelado por Jesucristo, entonces tendremos que

decidir a cuál reino vamos a servir: el reino eterno

representado representado por nuestro Señor y que

El nos dijo que buscáramos (Mateo 6:33) o al efímero

de hoy.

 

Comprendamos lo que significa “reino”

 

Antes de seguir adelante, explicaré a quién me refiero

cuando digo reino. Es uno de esos términos que nos

gusta emplear, pero que rara vez se definen. Parte del

problema es que es difícil de analizar.

Por ejemplo, aunque el reino está lleno de justicia, paz

y gozo, no es algo físico o tangible. No es algo que

podemos ver o tocar. “Porque el reino de Dios no es

comida ni bebida, sino justicia, paz y gozo en el Espíritu

Santo” (Romanos 14:17)

Además, ese reino no es verbal, algo que podamos oír

realmente, aunque sí es poderoso. “Porque el reino de

Dios no consiste en palabras, sino en poder”

(1 Corintios 4:20)

¡Como si eso no fuera suficientemente misterioso,

debo agregar que siendo inconmovible, no es visible

tampoco! “Así que, recibiendo nosotros un reino

inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella

sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”

Hebreos 12:28

¡Qué le parece! Debemos buscar algo que no podemos

ver, sentir u oír. Y se espera que aceptemos algo que es

intangible, inaudible e invisible.

Basta de trabalenguas. En términos generales, el reino

de Dios es un sinónimo del gobierno de Dios. Los que

eligen vivir en su reino (aunque están todavía muy vivos

en el planeta Tierra) escogen vivir bajo su autoridad.

Quizás un resumen simplificado de la Biblia nos ayude

a entender aún mejor la definición de Dios. Pero voy a

advertirle que es tan sencillo que usted probablemente

lo considerará ridículo.

I. Dios crea los cielos y la tierra y todas las cosas que hay

en ellos, incluso la humanidad. Génesis 1 y 2. 

II. La huminidad, sola, se rebela contra la autoridad de

Dios. Génesis 3.

III. Dios se mueve a través de la historia para restablecer

su autoridad sobre toda la creación. Génesis 4 hasta

Apocalipsis 22.

¿Qué le parece este breve sumario?

Si se pregunta dónde es que usted y yo encajamos en

este bosquejo supersimplificado, observe la categoría

tres. Dios ha estado activo  durante siglos en la tarea de

restablecer su gobierno. Las palabras de Jesús en

Mateo 6 describen el problema: “Ninguno puede servir

a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al

otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis

servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24)

“Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero

vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de

todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino

de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán

añadidas” (Mateo 6:32,33)

Todo esto me lleva a darle noticias provechosas, malas

noticias y buenas noticias. El reino es la esfera invisible

donde Dios gobierna como autoridad suprema. Esas son

las noticias provechosas. Las malas noticias son que, no

queremos que Él nos gobierne; preferimos darnos el

gusto. Preferimos servir a Mamón (la palabra que significa

“riqueza”) que al Señor. El materialismo es el estilo de

vida de muchos jóvenes emprendedores. Hay más malas

noticias: la mayoría de la gente sirve a Mamón. Observe

lo que pasa alrededor. ¿Quién domina, Dios o Mamón?

Lo que sucede es que la mediocre mayoría ha invertido

en el estilo de vida de Mamón.

Ahora, las buenas noticias. No tenemos que vivir de esa

manera. Dios nos ha dado una vía de escape. Se llama

un nacimiento de arriba. Jesús habló de ello cuando un

judío prominente fue a verlo una noche.

“Había un hombre de los fariseos que se llamaba

Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús

de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios

como maestro; porque nadie puede hacer estas señales

que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y

le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere

de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo

viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre

de su madre, y nacer?

Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que

no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el

reino de Dios. Lo que es nacido de la carne, carne es; y

lo que es nacido del Espíritu, espíritu es” (Juan 3:1-6)

Nicodemo luchó entonces como lo hacemos nosotros

hoy. Francamente, no queremos que nadie nos gobierne.

Somos como la gente en una historia que contó Jesús:

“Pero sus conciudadanos le aborrecían, y enviaron tras

él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine

sobre nosotros” (Lucas 19:14)

No nos someteremos al gobierno de Dios hasta que

experimentemos un renacimiento espiritual.

De manera que cuando escribo del reino del reino de

Dios me refiero al derecho de su autoridad sobre nuestra

vida. Sólo hasta entonces podemos  experimentar

verdadera excelencia.

La autoridad del reino de Dios no se acepta fácilmente

en nuestra generación. Tenemos demasiado orgullo para

someternos sin luchar. Queremos hacerlo a nuestro

modo. Empujamos para ocupar el punto más alto; el

lugar de gloria. Haciendo esto, elegimos un estilo de

vida que no da lugar a la sumisión. No es nada nuevo.

En tiempos antiguos vivía un rey cuyo segundo nombre

pudo haber sido orgullo. Ostentaba su riqueza por toda

Babilonia…

 

Del libro: Cómo vivir sobre el nivel de la mediocridad.

Charles Swindoll.

Beneficios de la Compasión

Creo que la compasión es una de las pocas cosas que

podemos practicar que traerá la felicidad inmediata y

también a largo plazo a nuestras vidas.

La clave para desarrollar compasión en su vida es la

práctica cotidiana.

La compasión es una sensación de sufrimiento

compartido, a menudo combinado con un deseo de

aliviar o reducir el sufrimiento de otro, mostrar bondad

especial a los que sufren.

La compasión surge esencialmente a través de la empatía,

y se caracteriza a menudo por medio de acciones, en el

que una persona que actúa con compasión tratará de

ayudar a otros para solventar necesidades.

El principal beneficio es que te ayuda a ser más feliz,

y también a los que están a tu alrededor.

A través de la Gracia que Dios ha dispuesto para nosotros

como cristianos, la compasión es la acción natural hacia otros

de compartir lo que hemos recibido por “gracia”, buscando

que otros puedan experimentar el bienestar y la felicidad

que sentimos al tener a Jesús en nuestros corazones.

¿Qué has hecho últimamente para mostrar compasión?

Max Lucado

Líder Visión

21Cualidades de un Líder

1.-Carácter: Sé un pedazo de roca.

2.-Carísma: La primera impresión puede ser determinante.

3.-Compromiso: Es lo que separa a los hacedores de los

soñadores.

4.-Comunicación: Sin ella, viajas solo.

5.-Capacidad: Si la desarrollas, ellos vendrán.

6.-Valentía: Una persona con valentía es mayoría.

7.-Discernimiento: Pon fin a los misterios no resueltos.

8.-Concentración: Mientras más aguda sea, más agudo

será tú.

9.-Generosidad: Tu vela no pierde nada cuando alumbra

a otros.

10.-Iniciativa: No deberías salir de casa sin ella.

11.-Escuchar: Para conectarte con sus corazones, usa

tus oídos.

12.-Pasión: Toma la vida y ámala.

13.-Actitud positiva: Si crees que puedes, puedes.

14.-Solución de problemas: No puedes dejar que tus

problemas sean un problema.

15.-Relaciones: Si tomas la iniciativa te imitarán.

16.-Resposabilidad: Si no llevas la bola no puedes dirigir

el equipo.

17.-Seguridad: La competencia nunca compensa la

inseguridad.

18.-Autodisciplina: La primera persona a la que tienes

que dirigir es a ti mismo.

19.-Servicio: Para progresar, pon a los demás primero.

20.-Aprender: Para mantenerte dirigiendo mantente

aprendiendo.

21.-Visión: Puedes conseguir solo lo que puedes ves.

 

Libro:

Las 21 cualidades indispensables de un Líder. John Maxwell.

El Prisionero 119.104

Viktor Frankl, de origen judío, nació en Viena y estudió

neurología y psiquiatría. Desde el otoño de 1942 hasta

abril de 1945 estuvo en varios campos de concentración,

entre ellos el temido campo de Auschwitz, en los que le

asignaron el número 119.104. Sus padres, hermano y

esposa murieron en dichos lugares.

Durante los años siguientes Frankl escribió varios libros

y desarrolló la teoría de la Logoterapia. Dentro de sus

postulados él dice que los seres humanos, incluso en las

condiciones más extrema de dehumanización y sufrimiento,

pueden encontrar una razón para vivir, basada en su

dimensión espiritual. “…En el momento en que encuentras

un sentido en tu sufrimiento, puedes moldearlo en un logro;

puedes convertir la tragedia en un triunfo personal, pero

debes saber para qué. Si las personas no pueden

encontrar ningún sentido absoluto en sus vidas, tal vez

tengan algo con lo que vivir, pero no tendrán nada por

lo que vivir”

Muchos de los prisioneros de los campos de

concentración se suicidaron, pero aquellos que tenían

esperanza de reunirse con seres queridos o que

profesaban una gran fe, tenían mejores oportunidades

que los que había perdido toda esperanza.

¿Dónde está puesta tu esperanza?

“Fielmente respondes a nuestras oraciones con

imponentes obras, oh Dios nuestro Salvador. Eres la

esperanza de todos los que habitan la tierra, incluso

de los que navegan en mares distantes” Salmos 65:5

No importa cómo fue el año pasado, quizás fueron los

peores días de tu vida pero aún hoy estás de pie, Dios

te ha sostenido en medio de las pruebas y Él dijo que

nunca nos abandonaría y que tiene grandes cosas para

nosotros, simplemente debemos creerle.

“Es por eso que trabajamos con esmero y seguimos

luchando, porque nuestra esperanza está puesta en

el Dios viviente, quien es el Salvador de toda la humanidad

y, en especial, de todos los creyentes” 1Timoteo 4:10

Ana María Frege Issa. CVCLAVOZ

La elegancia del erizo

“Me llamo Renée. Tengo cincuenta y cuatro años. Desde

hace veintisiete, soy portera del número 7 de la calle

Grenelle, un bonito palacete con patio y jardín interiores,

dividido en ocho pisos de lujo, todos habitados y todos

gigantescos. Soy viuda, bajita, fea, rechoncha, tengo

callos en los pies y también, a juzgar por ciertas mañanas

que a mí misma me incomodan, un aliento que tumba de

espaldas. No tengo estudios, siempre he sido pobre,

discreta e insigificante…”

 

“Aparentemente, de vez en cuando los adultos se toman

el tiempo de sentarse a contemplar el desastre de sus

vidas. Entonces se lamentan sin comprender y, como

moscas que chocan una y otra vez contra el mismo

cristal, se inquietan, sufren, se consumen, se afligen y se

interrogan sobre el engranaje que los ha conducido allí

donde no querían ir…”

 

“Odio esta falsa lucidez de la edad madura. La verdad es

que son como todos los demás: chiquillos que no

entienden qué les ha ocurrido y que van de duros cuando

en realidad tienen ganas de llorar”

 

“Lo importante no es morir ni a qué edad se muere, sino

lo que uno esté haciendo en el momento de morir”

 

“¿Qué es una aristócrata? Una mujer a la que la vulgaridad

no alcanza pese a acecharla por todas partes”

 

“Hay que esforzarse mucho por parecer más tonto de lo

que se es”

 

“Los más fuertes entre los hombres no hacen nada

hablan y hablan sin parar”

 

“Cuando la enfermedad entra en un hogar, no se apodera

sólo de un cuerpo sino que teje entre los corazones una

tela oscura que entierra toda esperanza”

 

“Los malvados de verdad odian a todo el mundo, desde

luego, pero sobre todo se odian a sí mismos”

 

“Vivir, morir: no son más que consecuencias de lo que se

ha construido. Lo importante es construir bien. Por ello,

me he impuesto una obligación: voy a dejar de deshacer,

de derribar, y me voy a poner a construir”

 

“Pienso que los viejos tienen derecho a un poco de

respeto, al fin y al cabo. Y estar en una residencia de

ancianos desde luego no es tenerles respeto”

 

“Hay que conceder a los demás lo que uno se permite

a sí mismo”

 

“Nunca vemos más allá de nuestras certezas y, lo que es

más grave todavía, hemos renunciado a conocer a la gente,

nos limitamos a conocernos a nosotros mismos sin

reconocernos en esos espejos permanentes”

 

“Un texto se escribe para ser leído y para provocar

emociones en el lector”

 

“Los adolescentes creen hacerse adultos imitando

como monos a los adultos que no han pasado de ser

niños y que huyen ante la vida. Es patético”

 

“El sello de la eternidad…¡La codicia humana!

No podemos dejar de desear, y ello nos magnifica y

nos mata. ¡El deseo! Nos empuja y nos crucifica,

llevándonos cada día al campo de batalla donde,

la víspera, fuimos derrotados, pero que, al alba,

de nuevo se nos antoja terreno de conquistas; nos hace

construir, aunque hayamos de morir mañana, imperios

abocados a convertirse en polvo, como si el conocimiento

que de su caída próxima tenemos no alterara en nada la

sed de edificarlos ahora; nos insufla el recurso de seguir

queriendo lo que no podemos poseer…”

 

“El Arte es la emoción sin el deseo”

 

“Nada complace tanto a la verdad como la sencillez a la hora

de expresarla”

 

“Los privilegios dan auténticos deberes”

 

“La miseria es una guadaña: siega en nosotros cuanta

aptitud tenemos para la relación con el otro y nos deja

vacíos, lavados de sentimientos, para poder soportar

toda la negrura del presente”

 

“Si quieres cuidar de ti cuida de los demás y sonríe o

llora por ese cambio radical del destino”

 

 

“No puedo cuidar de mí castigando a aquellos a los que

no puedo curar”

 

Del Libro: La elegancia del erizo. Muriel Barbery.

La entrega

Secreto 1: La Entrega

Oliver DeVinck llevaba sólo tres meses de desarrollo en

el vientre de su madre cuando ella sufrió un accidente.

El gas se infiltró de la estufa que tenía. Catherine DeVinck

perdió la conciencia cayendo sobre la cama en el

dormitorio. El padre de Oliver ya se había ido para el

trabajo, pero en la estación del tren, recordó que se le

había olvidado algo en la casa y volvió. José DeVinck olió

de inmediato el gas y sacó rápidamente a su esposa al aire

fresco de afuera.

Ella reaccionó rápidamente. Cuando Oliver nació seis

meses después, parecía un niño saludable.

Un par de meses después del nacimiento Catherine

estaba jugando con Oliver delante de una ventana

abierta. Lo levantó hacia la tibieza del sol brillante,

disfrutando del aire fresco y de los reconfortantes

rayos del sol. Entonces notó algo raro. Su bebé estaba

mirando directamente al sol sin parpadear.

Oliver nació ciego. Los médicos dirían a los DeVinck,

llegado el momento, que Oliver no solo no podía ver

sino que tampoco podía sostener firme su cabeza,

gatear, caminar, hablar ni sujetar nada en su mano.

El gas que Catherine había inhalado a comienzos del

embarazo, había afectado el desarrollo de Oliver.

Él nació con una grave lesión cerebral.

Los DeVinck preguntaron al médico que lo examinaba

qué podían hacer por su hijo. El médico sugirió que lo

internaran en una institución.

José y Catherine rehusaron considerar tal posibilidad:

“Él es nuestro hijo” _dijo José. “Nos llevaremos a Oliver

a casa”

“Entonces llévenselo a casa y ámenlo” replicó el doctor.

Así lo hicieron. Durante treinta y tres años.

Oliver tenía el tamaño de un niño de diez años hasta que

llegó a adulto. Tenía la cabeza grande y las piernas torcidas

y necesitó cuidado durante todos sus treinta y tres años.

Era alimentado por su familia tres veces al día y bañado y

cambiado con regularidad. En todo aspecto era, como

escribiría su hermano menor Christopher, uno de los

“seres humanos más indefensos y débiles” que uno

podría conocer.

Christopher DeVinck preguntó una vez a su papá:

“¿Cómo te las arreglaste para cuidar a Oliver durante

treinta y tres años?”

“No fue por treinta y tres años”, replicó su padre.

“Me limité a preguntarme: ¿Puedo alimentar a Oliver hoy?,

y la respuesta siempre fue: Sí, yo puedo¡”

Oliver DeVinck murió en 1980 y fue enterrado en Weston,

Vermont.

Podemos aprender mucho sobre la entrega de padres

dedicados como José DeVinck. Aunque la mayoría de

nosotros no enfrentamos el reto de cuidar un niño

minusválido, la tarea parece suficientemente difícil con

los niños sanos. José DeVinck es para nosotros un

modelo del primer secreto de los padres eficaces:

El padre eficaz es aquel que mantiene una entrega

a largo plazo con sus hijos.

 

Proclama a tus hijos como propios

 

José DeVinck se puso de pie y dijo: “Él es nuestro hijo”

El es tu hijo. Ella es tu hija. ¿Los proclamas como propios?

¿Les declaras a ellos y a los demás que el futuro de ellos

y el tuyo se entrelazan?

Los niños necesitan que los proclamemos como propios.

Los padres que dicen a sus hijos: “Ustedes son mis hijos”

les dan un punto de referencia inapreciable. Los niños se

sienten seguros para explorar el mundo porque siempre

saben dónde está el hogar. Ellos saben dónde pertenecen.

Ser proclamado por el padre también da al niño la sensación

de ser afirmado. Todos sabemos cuánto rechazo hay en el

mundo, hasta para los niños.

Con tanto rechazo esperando más adelante, qué placer

es para el niño crecer en una atmósfera de precoz

aceptación en la  cual escuche que su padre dice:

“Este es mi hijo. Él está en mi equipo” Efectuar estos

anuncios comunica pertencia, aceptación y orgullo a los

niños pero también comunica mucho al padre mismo.

Cuando dices a tu hijo, “eres mi hijo” te estás identificando

con ese niño. Estás subiendo las apuestas. Te estás

diciendo que estás dispuesto a invertir una buena parte

de tu prestigio y felicidad en como resulte este niño.

Hasta estás dispuesto a dejarte avergonzar por ese niño

en ciertas ocasiones. En un sentido muy real, tu nombre

está en juego. Ahora, todos conocemos padres

(los padres fórmula) que llevan esto al extremo. Viven

sus vidas por medio de sus hijos empujándolos a logros

imposibles. Su amor es condicional y basado en el

desempeño. Les oyes decir “quiero que hagas lo que

yo nunca hice” o gobiernan a sus hijos con rigidez,

batallando ansiosamente con cualquier mancha o defecto.

Su egoísmo se demuestra cuando les oyes decir:

“¿Cómo pudiste desgraciarme la vida de esta manera?

Pero estos son padres fórmula. Los padres fieles usan

este sentido de la identficación sólo para agregar

combustible a su motivación. La emoción de lo que

personalmente está en juego los impulsa a hacer lo mejor

que pueden en la tarea de ser padres.

Cuando dices a tus hijos “son mis hijos” también estás

anunciando la responsabilidad de ellos. Crea en ti un

sentido del deber. Como todo buen soldado o buen

bombero puede decirte, el sentido del deber puede

ayudarte a vencer increíbles dificultades. ¿Qué mantiene

al centinela en su puesto cuando la temperatura cae hacia

cero? ¿Qué manda al bombero a un edificio incendiado en

busca de una víctima atrapada a la cual ni siquiera conoce?

El sentido del deber puede ayudarte a seguir al lado de un

hijo adolescente rebelde, drogadicto y rencoroso en un

momento en que miras tu corazón y hallas difícil ubicar algo

de afecto por él. “¿Qué te hizo quedarte al lado?”, puede

preguntarte después alguien y tú responderás: “¿Qué

esperabas? Yo soy padre y eso es lo que hacen los padres”

 

Resuelve actuar como padre de tu hijo

 

La entrega comprende más que proclamar a tu hijo como

propio. También requiere que elijas ser el padre de tu hijo

resolviendo trabajar para provecho de él o ella.

José DeVinck dijo: “Nos llevaremos a Oliver a casa”

Como padres tenemos que entender que si optamos por

no ser padres activos de nuestros hijos, otra persona lo

será. El mundo está lleno de padres sustitutos,

reemplazantes demasiados listos para asumir el papel…

 

Del Libro: Los 7 secretos de los Padres Eficaces. Ken R. Canfield

 

#Padres #Hijos #Familia #Liderazgo #Entrega

Anteriores Entradas antiguas