Quiero ser como Tú

De qué me serviría la vida?

De qué me serviría el poder?

Qué ganaría con ser rico,

Si no puedo comprar vida?

 

Nada importa más que Tú

Tú lo eres todo, Tu lo llenas todo.

//Quiero ser como Tú, no me quiero parecer a nadie. No, No, No//

 

Me has enseñado tantas cosas

Me has enseñado a vivir

Mis errores corregiste

Tú me guiaste hasta el fin.

Nada importa más que Tú …….

 

Mi vida has cambiado

Contigo todo es diferente

Quiero ser como Tú …..

Satélite Band-Quiero ser como Tú

Anuncios

Sólo quedas Tú

Cuando las razones se esconden detrás de un signo de interrogación y las explicaciones se reducen en mirar la luz del sol.

Cuando las ilusiones se ahogan en el oceano de los por qués y el recuerdo de lo que pudo ser me persigue una y otra vez.

Cuando la tragedia me abraza para no quererme soltar.

//Sólo quedas Tú// Tú razón y Tus misterios. Tus modos y Tus secretos. //Sólo quedas Tú// Oh Dios mío, sólo quedas Tú.

Cuando las lágrimas que no escaparon se derraman dentro de mí y la esperanza hace un esfuerzo por poder sobrevivir.

Cuando duele entender que no alcanzo a comprender.

//Sólo quedas Tú// Tu consuelo, Tu compañía. Tus promesas y Tus garantías. //Sólo quedas Tú// Oh Dios mío, solo quedas Tú.

 

#Dios    Antena Band

La ley del camión de basura

¿Qué tan a menudo permites que las cosas absurdas de otras personas te cambien el humor?

¿Permites que los pésimos conductores, los meseros irrespetuosos, el brusco trato de tu jefe o algún empleado insensible te arruinen el día?

Cada vez que tienes una mala experiencia con este tipo de personas, por lo menos te dejan siempre tambaleando, a menos que seas “terminator”

Sin embargo, una de las características de las personas de éxito es el hecho de que en lugar de quedarse clavado en esa mala experiencia, es que muy rápido se pueden volver a enfocar en lo que reaqlmente es importante.

Hace 16 años yo aprendí esa lección en el asiento trasero de un taxi neoyorquino. Esto fue lo que aprendí:

Me subí a un taxi rumbo a la Estación Central del Ferrocarril y cuando íbamos en el carril de la derecha, por poco nos estrellamos con un carro que de repente salió de la nada como un bólido de donde estaba estacionado.

El conductor del taxi en que iba alcanzó frenar a tiempo y por poco le pegamos al otro auto.

Después de esto el conductor del otro auto, el tipo que casi causó el accidente, asomando la cabeza por la ventanilla comenzó a gritarnos una cantidad de horribles insultos y majaderías.

Todavía recuperándome del susto, lo que acabó de sacarme de mis casillas fue la actitud del chofer, quien en forma extremadamente amistosa y cortés le sonreía y saludaba con la mano al conductor del otro auto.

Yo estaba furioso y confundido, pero no me quedé con las ganas y le pregunté al chofer de mi taxi que por qué se ponía a sonreir y saludar al tipo que casi nos hizo chocar y posiblemente enviarnos al hospital.

Entonces, el taxista con voz pausada me contó lo que ahora yo llamo “La ley del camión de basura”

Mire, me dijo: ¿Ve a aquel camión de basura? Si, le dije ¿y qué tiene que ver?

Pues, así como esos camiones de basura existen, hay personas que van por la vida llenos de basura, frustración, rabia y decepción. Tan pronto como la basura se les va acumulando, necesitan encontrar un lugar donde vaciarla, y si usted los deja seguramente les vaciarán su basura, sus frustraciones, sus rabias y sus decepciones.

Por eso cuando alguien quiere vaciar su basura en mí, no me lo tomo a personal, sino tan solo sonrío, saludo, les deseo todo el bien del mundo y sigo mi camino. Hágalo usted también y le agradará haberlo hecho, se lo garantizo.

A partir de ese día comencé a pensar que tan a menudo permito que estos camiones de basura me atropellen, y me pregunté a mi mismo qué tan a menudo recojo esa basura y la esparzo a otra gente en casa, en el trabajo o en la calle.

Así que prometí que yo jamás lo iba a permitir otra vez.

Comencé a ver camiones de basura y así como el niño de la película “El sexto sentido” decía que veía muertos, ahora yo veo a los camiones de basura. Veo la carga que traen, los veo que me quieren echar encima su basura, sus frustraciones, sus rabias y sus decepciones y tal como el taxista me lo recomendó, no me lo tomo a personal, tan solo sonrío, saludo, les deseo lo mejor y sigo adelante.

Anónimo.

 

Los buenos líderes saben que tienen que estar listos para su próxima reunión.

Los buenos padres saben que tienen que recibir a sus hijos con abrazos y besos.

Los líderes y los padres saben que tienen que estar física y mentalmente en su mejor estado para la gente que realmente que realmente es importante para ellos.

 

El Sándalo

Hay un árbol que es un tipo del cristiano.

Escucha hermano y deja que el sándalo te hable

//Perfuma todo lo que está cercano y estar cerca de él es agradable//

Carísimo en el amor de Jesucristo, si alguna vez tu hermano te ofendiere

//No seas vengativo,  has como el sándalo,  que aún perfuma el hacha que lo hiere//

Cristo fue el verde Sándalo que perfumó la vida de sus verdugos.

//Perdonemos, no seamos rencorosos. Imitemos al Maestro hasta lo sumo//

Canción del Trío: René González, Marcos Vidal y Roberto Orellana

Enamorad@ de ti

Tengo tanto que decirte que no encuentro las palabras

que desaten lo que encierro aquí en mi corazón.

Tú mojaste mi terreno con tu lluvia, Padre bueno

y mi huerto ha florecido lleno de esplendor.

//Tu cambiaste mi tristeza en gozo y mi valle ha cobrado su verdor.

Ya no vivo confinado a mi pasado, me has librado de toda condenación//

//Vivo enamorado de ti// Me acarician tus palabras

Me da vida tu mirada y vivo enamorado de ti.

//Yo vivo enamorado de ti//

Que lo sepa el mundo entero que yo sin tu Amor me muero

y vivo enamorado de ti.

 

Canción de René Gonzalez.

#Vida Nueva

Hermanos míos, les ruego  por la  misericordia  de Dios, que se presenten ustedes mismos como ofrenda viva, consagrada y agradable a Dios. Este es el verdadero culto que deben ofrecer.

No vivan ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambien su manera de pensar para que así cambie su manera de vivir y lleguen a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que es grato, lo que es perfecto.

Por el encargo que Dios en su bondad me ha dado, digo a todos ustedes que ninguno piense de sí mismo más de lo que debe pensar. Antes bien, cada uno piense de sí con moderación, según los dones que Dios le haya dado junto con la fe.

Así como en un cuerpo tenemos muchas partes, y no todas las partes, y no todas las partes sirven para lo mismo, así también nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo y estamos unidos unos a otros como partes de un mismo cuerpo.

Dios nos ha dado diferentes dones, según lo que él quiso dar a cada uno. Por lo tanto, si Dios nos ha dado el don de comunicar sus mensajes, hagámoslo según la fe que tenemos; si nos ha dado el don de servir a otros, sirvámoslos bien. El que haya recibido el don de enseñar, que se dedique a la enseñanza; el que haya recibido el don de animar a otros, que se dedique a animarlos. El que da, hágalo con sencillez; el que ocupa un puesto de responsabilidad, desempeñe su cargo con todo cuidado; el que ayuda a los necesitados, hágalo con alegría.

Ámense siceramente unos a otros. Aborrezcan lo malo y sigan lo bueno. Ámense como hermnos los unos a los otros, dándose preferencia y respetándose mutuamente.

Esfuércense, no sean perezosos y sirvan al Señor con corazón ferviente.

Vivan alegres por la esperanza que tienen; soporten con valor los sufrimientos; no dejen nunca de orar.

Hagan suyas las necesidades de los que pertenecen al pueblo de Dios; reciban bien a quienes los visitan.

Bendigan a quienes los persiguen. Bendígalos y no los maldigan. Alégrense con los que están alegres y lloren con los que lloran.

Vivan en armonía unos con otros. No sean orgullosos, sino póngase al nivel de los humildes. No se crean sabios.

No paguen a nadie mal por mal. Procuren hacer lo bueno delante de todos. Hasta donde dependa de ustedes, hagan cuanto puedas por vivir en paz con todos. Queridos hermanos, no tomen venganza ustedes mismos, sino dejen que Dios sea quien castigue; porque la Escritura dice: “A mí me corresponde hacer justicia; yo pagaré, dice el Señor.” Y también: “Si tu enemigo tiene hambre tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber; así harás que le arda la cara de vergüenza.”

No te dejes vencer por el mal. Al contrario, vence con el bien el mal.

Todos deben someterse a las autoridades establecidas. Porque no hay autoridad que no venga de Dios, y las que hay, fueron puestas por él. Así que quien se opone a la autoridad, va en contra de lo que Dios ha ordenado. Y los que se oponen serán castigados; porque los gobernantes no están para causar miedo a los que hacen lo bueno, sino a los que hacen lo malo.

¿Quieres vivir sin miedo a la autoridad?  Pues pórtate bien, y la autoridad te aprobará, porque está al servicio de Dios para tu bien. Pero si te portas mal, entonces si debes tener miedo; porque no en vano la autoridad lleva la espada, ya que está al servicio de Dios para dar su merecido al que hace lo malo. Por tanto, es preciso someterse a la autoridades, no sólo para evitar el castigo, sino como un deber de conciencia. También por esta razón ustedes pagan impustos; porque la autoridades están al servicio de Dios, y a eso se dedican.

Denle a cada uno lo que le corresponde. Al que deban pagar contribución, páguenle contribuciónes; al que deban pagar impuestos, páguenles impustos; al que deban respeto, respétenlo; al que deban estimación, estímenlo.

No tengan deudas con nadie, aparte de la deuda de amor que tienen unos con otros; pues el que ama a su prójimo ya ha cumplido todo lo que la ley ordena.

Revístanse ustedes del Señor Jesucristo como de una armadura; y no busquen satisfacer los malos deseos de la naturaleza humana.

(Romanos 12, 13)

Este texto fue escrito en el tiempo que gobernaba Nerón, cuando los cristianos estaban siendo perseguidos hasta acabar con ellos. Las autoridades se habían corrompido y hacían mucho daño. Pero, la maldad no se puede vencer siendo nosotros malos también. Sólo practicando el bien es que podemos hacer retroceder el mal porque DIOS NOS RESPALDA Y NOS PROTEGE DE TODO MAL. AL FINAL EL BIEN VENCERÁ!!!

Sería un tonto

La gente me pregunta a mí por qué es que vivo yo para ti.

Y yo les tengo que decir que sin ti yo no puedo vivir.

Y cuando notan mi pasión piensan que he perdido la razón

y se burlan de mi devoción porque no comprenden este AMOR.

Es que no entienden, no lo comprenden, pero no importa.

No soy un tonto. Aquí me quedo yo.

Sería un tonto sin sentido si no me quedo aquí contigo.

Solo un loco arrepentido si yo me aparto de tu Camino.

Un pobre necio confundido si no te adoro y no te digo

que tú eres mi Dios y tuyo es todito mi corazón.

Ya ven qué diferente soy, qué contento y satisfecho estoy

y muchos no pueden creer este cambio que ocurrió en mi ser.

Dicen que es algo temporal, que este loco pronto va a cambiar.

Si vieran la felicidad que yo encuentro en este AMOR REAL.

¿Quién me ha dado a mí la vida? TÚ!!

¿Quién me abraza cada día? TÚ!!

¿Quién me ha dado a mí sentido de vivir? TU!!

Yo no soy un tonto. NO!!

No me aparto de Ti ni loco. NO!!

Yo me quedo aquí contigo hasta el fin!!

(Canción de la Banda Contagious)

Anteriores Entradas antiguas