Un antídoto para la aflicción

Mientras viajaba en tren la otra noche, me puse a pensar en una
pregunta que me había hecho mi sobrina Linda, mientras
empaquetaba mi valija para hacer un viaje a la costa del este.

_Tía Mary _me dijo_, tú no te afliges nunca por nada ¿verdad?
¿No te preocupa pensar lo que pueda pasarte cuando seas
demasiado vieja para ir de una punta a la otra del país,
dando charlas en las iglesias, como haces ahora?

En esa ocasión le contesté muy brevemente:
_No me aflijo porque conozco a Dios. Lo quiero y le pertenezco
por esta vida y para la eternidad. Creo lo que él me dice, y trato
de obedecer lo que sé acerca de su manera de hacer las cosas.

Se me ocurrió anoche que tal vez podría responder de una forma
más amplia a su pregunta _ una forma que sirviera para que
otros pudieran utilizarla también para sus vidas.

Alguien dijo una vez que si se tomaba una pajita y se la arrojaba
al Golfo de México a favor de la corriente, la fuerza de la
corriente del Golfo la arrastraría hasta entrar al Océano
Atlántico.
Pero si se arrojaba la pajita en contra de la corriente, entonces
las olas la levanrían y la arrojarían junto con la resaca de la costa.

La gente es igual que una paja en el gran océano de los propósitos
y del amor de Dios. Algunos se colocan en contra de la corriente
por tratar de hacer su propia voluntad en vez de ponerse en línea
con la voluntad poderosa de Dios. Se mezclan ansiosos con la
resaca y se desgastan y agitan con el agua, tratando de moverse
en su propia dirección.
Carecen así de un sentido de destino que les permita sentirse
llevados a través de un océano de circunstancias, por un poder
más grande que ellos.
Son los “eternos preocupados” de esta vida, y muchos de ellos
profesan ser cristianos.

Hay algunas cosas concretas que podemos hacer para ponernos
en línea con “la corriente del golfo” de los propósitos amantes
de Dios, y con las leyes que permiten que éstas se cumplan.
Esto fue lo que quise decir cuando afirmé que conocía a Dios
_no lo conozco totalmente, por supuesto, sino sólo ínfimamente.
Y también cuando afirmé que le pertenecía _es decir, que me he
colocado en la corriente, en línea con sus fuerzas_ y trato de
obedecer lo que ya conozco acerca de su manera de hacer las
cosas.

La gente suele dar muchas excusas para andar afligida y
preocupada, pero creo que básicamente, éstas pueden
clasificarse en tres grandes grupos.

Según la Biblia hay tres razones básicas por las cuales los
cristianos, y también los que no son, padecen necesidades
por falta de alimento, ropa, casa, trabajo creativo, relaciones
humanas armoniosas, salud, adecuada educación mental,
emocional y espiritual.
La vida es como un vestido de una pieza, sin costura,
y no es posible separar las necesidades materiales de las
espirituales.
Si pertenecemos a Dios, entonces todas nuestras necesidades
son sus necesidades. Y la necesidad que él ha puesto de que
nuestros cuerpos se alimenten es tan espiritual como la necesidad
de que tengamos ideas adecuadas.

Las tres razones básicas que quisiera señalar, son las siguientes:
Primero: “Porque piden mal”

Dice Santiago que “si lo piden, no lo reciben porque piden mal,
para gastarlo en sus placeres” (Santiago 4:3 Versión Popular)
Algunas personas no reciben las cosas que necesitan, y por las
cuales ruegan, porque piden por motivos errados, en una actitud
egoísta, que trata de usar a Dios como un gran Papá Noel.

Segundo: “porque no tienen fe”

Jesús dijo repetidas veces “conforme a tu fe te sea hecho,” cuando
quería señalar a sus discípulos la causa de sus fracasos.
Hay varios impedimentos para llegar a este tipo de fe que puede
recibir lo que Dios ya tiene previsto darnos.

Tercero: “Porque no piden”

Dice Santiago”No tienen porque no piden”
Pedir es mucho más que pronunciar un deseo, o formular un pedido.
Es arrojarnos como paja en la gran corriente de las leyes de Dios.
Pedir implica actuar, antes que hablar.
Es comportarnos de tal manera que la corriente pueda fluir a través
de nosotros.

Mi propósito es contarles algunas de las cosas que he aprendido
sometiéndome a estas leyes.
Si podemos apropiarnos de estas cosas y practicarlas, nosotros
también nos descubriremos dueños de una fe como la que
demostraba el profeta Habacuc, en estas palabras:

“Aunque la higuera no florezca,
Ni en las vides haya fruto,
Aunque falte el producto del olivo,
Y los labrados no den mantenimiento,
Y las ovejas sean quitadas de la majada,
Y no haya vaca en los corrales;
Con todo, yo me alegraré en Jehová,
Y me gozaré en el Dios de mi salvación.
Jehová es el Señor de mi fortaleza,
El cual hace mis pies como de ciervas,
Y en mis alturas me hace andar”
Habacuc 3:17-19 RVR)

Como ven, los cristianos no deberían preocuparse por el
“alto costo de la vida.” Su preocupación debería ser el aprender
los secretos para una “vida elevada,” porque de ese modo,
obedeciéndolos, podemos independizarnos de los recursos
visibles y no afligirnos si parecen fallarnos o si dan la impresión
de estar agotados.
Es con gran gozo y mucha fe que ofrezco este libro para que esa fe
pueda convertirse también en la de mis lectores.

Dios puede satisfacer
nuestras
necesidades humanas

Mary Welch. Más que pajarillos. Editorial Vida. 1977.

Ten fe corazón

Toma tiempo
Respira
Él dice
Mostrará lo que vendrá

Sus pensamientos
son más altos que yo
Él mostrará lo que vendrá

Ten fe corazón
Ten firmeza y valor
Está en la espera
Él está en la espera

Confía en Él
y el triunfo podrás ver
//Él nunca falla//

Canta mi ser
Fortalécete
Que Su voz te guiará
No olvides más
Su gran fidelidad
Lo que empezó acabará

Ten fe corazón
Ten firmeza y valor
Está en la espera
Él está en la espera

Confía en Él
y el triunfo podrás ver
//Él nunca falla// 

//Y Tú quien todo vio
y cada estrella nombró
vas a cumplir Tu promesa en mí
que viviré en Tu victoria//

Ten fe corazón
Ten firmeza y valor
Está en la espera
Él está en la espera

Confía en Él
y el triunfo podrás ver
//Él nunca falla// 

Bethel Music

@emldg

El Noble y las Deudas

Hebreos 3:12-15
Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón
tan malo e incrédulo que se aparte del Dios vivo.
Antes bien, exhortaos los unos y los otros cada día, entre tanto
que se dice:
“Hoy,” para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño
del pecado, porque somos hechos participantes de Cristo,
con tal que retengamos hasta el fin nuestra confianza del principio.
Por lo cual dice:
“Si oís hoy la voz, no endurezcáis vuestros corazones como en
la provocación”

Al llegar a una ciudad, cierto noble que andaba viajando, mandó
fijar el siguiente anuncio:

“Pagaré las deudas de cualquiera que venga a verme mañana entre
las ocho y las doce de la mañana”

Dieron las once del día sin que nadie hubiese acudido;
poco tiempo después fue llegando un pobre hombre que con mucha
timidez y con 
vergüenza le dijo:

_Señor, ¿es cierto que usted ha prometido pagar las deudas de
cualquier persona que venga a verle?

_Sí, efectivamente así es. ¿Cuánto debe usted?

El hombre le dijo cuánto era y el caballero le dio el dinero que
correspondía a la cantidad que debía y le mandó que se sentase
hasta que dieran las doce.
Media hora más tarde llegó otro que fue tratado de la misma
manera.
Al dar las doce el hombre despachó a los dos.

Al salir a la calle se hallaron con muchos, dispuestos a burlarse
de ellos por haber sido tan crédulos y haberse dejado engañar,
según ellos creían; pero grande fue su sorpresa al ver el dinero
que tenían en la mano.

Entonces corrieron a la puerta de la casa;
mas ¡ay! Ya era tarde, ya había pasado la hora y la puerta estaba
cerrada.
Tuvieron que volverse entristecidos por no haber creído.

Mis queridos hermanos y amigos, así como la historia del noble,
llegará un tiempo cuando será demasiado tarde para poder
alcanzar la salvación de Dios, ya sea porque llega nuestra muerte
o porque el Señor viene por segunda ocasión.
El único tiempo que podemos considerar como nuestro es el
“Ahora” y el “Hoy” Hay que actuar hoy, ¡hay que actuar ya!

Pidámosle al Señor hoy que pague nuestras deudas,
pidámosle que sea nuestro Señor.
No hay tiempo que perder.
Que Dios te bendiga.

Fundación Unánimes.

No Es El Final

Cuando sientas que tus fuerzas se agotaron
Cuando ves que tus amigos se alejaron
Déjame decirte que no es el final

Cuando piensas que tu mundo es al revés
y no crees lo que acaba de suceder
Déjame decirte que no es el final

//Todo acaba de empezar
No hay vuelta atrás
Sigue adelante con vista al frente
porque no es el final//

No es el final

//Vamos
No te rindas
Mira para arriba
Sólo en Dios confía//

Es inevitable voltear hacia atrás
Mirar el pasado
Tantas adversidades
y pruebas que traspasaban,
enfermedades de muerte
que me han dejado postrado

Muchos me dijeron estoy contigo
pero abandonaron
No quiero que entiendas que
miro al pasado para turbarme,
frustrarme o quedarme traumado.
No!

Si te lo digo es porque quiero
que tú entiendas algo:
que no eres el único
Muchos por ahí ya han pasado
y que lo importante no es
cuánto has llorado
mucho menos cuánto
te han desilusionado

Aquí lo que importa es una cosa
y que te quede claro que
si Dios nunca me abandonó
a ti no te ha dejado
porque yo también, men
me encontraba extraviado

Estaba confuso, perdido y desorientado
pero Dios me encontró, me abrazó
y me tomó de la mano y me dijo:

No te suelto porque tú eres mi hijo amado

//Quién fue que te dijo a ti
que esto acabaría aquí
No es el final
Nada pasa porque sí
Dios tiene planes para ti
No es el final//

No es el final

//Vamos
No te rindas
Mira para arriba
Sólo en Dios confía//

No te rindas
Dale tiempo al tiempo
Vivirás algo mejor
Cada día y en cada momento
Siempre Dios tiene el control

Alza tu vista al Cielo
Levántate del suelo
y ya no tengas miedo
porque de este duelo
Eres el Campeón

La gloria es de Papá Dios
y el gozo de nosotros

No es el final

7ma Dimensión – No es el final

@emldg

El endemoniado gadareno

Arribaron a la tierra de los gadarenos, que está en la ribera
opuesta de Galilea.

Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad,
endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa,
ni moraba en casa, sino en los sepulcros.

Éste,  al ver a Jesús, lanzó un grito, y postrándose a sus pies
exclamó a gran voz:

¿Qué tienes conmigo, Jesús, Hijo del Dios Altísimo?
Te ruego que no me atormentes
(Porque mandaba al espíritu inmundo que saliese del hombre,
pues hacía mucho tiempo que se había apoderado de él;
y le ataban con cadenas y grillos, pero rompiendo las cadenas,
era impulsado por el demonio a los desiertos)

Y le preguntó Jesús, diciendo:
¿Cómo te llamas?

Y él dijo:
Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él.

Y rogaba que no los mandase ir al abismo.

Había allí un hato de muchos cerdos que pacían en el monte;
y le rogaron que los dejase entrar en ellos; y les dio permiso.

Y los demonios, salidos del hombre, entraron en los cerdos;
y el hato se precipitó por un despeñadero al lago, y se ahogó.

Y los que apacentaban los cerdos, cuando vieron lo que había
acontecido, huyeron, y yendo dieron aviso en la ciudad
y por los campos.

Y salieron a ver lo que había sucedido; y vinieron a Jesús,
y hallaron al hombre de quien habían salido los demonios,
sentado a los pies de Jesús, vestido, y en su cabal juicio;
y tuvieron miedo.

Y los que lo habían visto, les contaron cómo había sido salvado
el endemoniado.

Entonces toda la multitud de la región alrededor de los gadarenos
le rogó que se marchase de ellos, pues tenían gran temor.
Y Jesús, entrando en la barca, se volvió.

Y el hombre de quien habían salido los demonios le rogaba
que le dejase estar con él; pero Jesús le despidió, diciendo:

Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho
Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad
cuán grandes cosas había hecho Jesús con él.
(Lucas 8:26-39)

 

Un testimonio andante, eso es lo que somos después de
un encuentro personal con nuestro Señor Jesucristo.
Somos testigos del poder de Dios para transformar una vida.
No dudo que el deseo y el clamor interno de esta persona
fue lo que movió a Jesús a ir en su ayuda.

Nosotros, los seres humanos, somos atrapados por hábitos
esclavizantes por los deseos de nuestros corazones.
Somos tentados por un deseo de satisfacer un impulso
en nuestro cuerpo.
Algunos no quieren creer que han sido sus decisiones
las que las llevaron a esa situación.
Así también, por un deseo fuerte de querer salir de esa situación,
clamamos, sin saber a quién ni a dónde.
Pero somos hijos de Dios, y en respuesta a ese clamor vienen
las personas que ya estaban preparadas y esperando ese llamado.

Claro que habrá oposición y el esclavista temporal  no se quedará
con los brazos cruzados. Pero si nos mantenemos firmes como
el gadareno, a los pies del Maestro primero, para recibir la instrucción,
y luego testificar a otros las maravillas de Dios, no nos faltarán los
recursos celestiales hasta que terminemos nuestra obra en esta tierra.
Unos sirven en un lugar, y otros en otro.
Unos en compañía, y otros en solitario;
según el llamado de su Maestro.
La obra es de Dios.
Nunca estamos solos. Nuestro Señor y Salvador siempre está presente.
Lo importante es no olvidar que somos miembros del cuerpo de Cristo.

Dios Es Bueno, Fiel y Verdadero.
Su Reino Es eterno, y está entre nosotros.
El Reino de Dios se establece donde se hace Su voluntad.
Dios habita en medio de las alabanzas de Su pueblo.
@emldg

Visión y llamamiento de Isaías

En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre
un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.

Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas;
con dos cubrían su rostro, con dos cubrían sus pies,
y con dos volaban.

Y el uno al otro daba voces, diciendo:

Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos;
toda la tierra está llena de su gloria.

Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz
del que clamaba, y la casa se llenó de humo.

Entonces dije:

¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo un hombre inmundo
de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios
inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.

Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un
carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas;
y tocando con él sobre mi boca, dijo:

He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa,
y limpio tu pecado.

Después oí la voz del Señor, que decía:
¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros?

Entonces respondí yo:
Heme aquí, envíame a mí.

Y dijo:
Anda, y di a este pueblo:

Oíd bien, y no entendáis;
ved por cierto, mas no comprendáis.
Engruesa el corazón de este pueblos,
y agrava sus oídos, y ciega sus ojos,
para que no vea con sus ojos,
ni oiga con sus oídos,
ni su corazón entienda,
ni se convierta, y haya para él sanidad.

Y yo dije:
¿Hasta cuando, Señor?

Y respondió él:
Hasta que las ciudades estén asoladas y sin morador,
y no haya hombre en las casas,
y la tierra esté hecha un desierto;
hasta que Jehová haya echado lejos a los hombres,
y multiplicado los lugares abandonados en medio de la tierra.

Y si quedare aún en ella la décima parte,
ésta volverá a ser destruida;
pero como el roble y la encina,
que al ser cortados aún que da el tronco,
así será el tronco,
la simiente santa.

(Isaías 6: 1-13)

De Dios es la Gloria!
Cuando Dios quiere hacer una gran obra,
te hace nacer en el peor lugar del mundo,
y en las peores condiciones.
Conoces todos los terrores que este mundo caído
de la gracia de Dios te puede ofrecer.

Pero se mantiene dentro de ti un deseo de algo mejor;
no sabes qué es, pero lo buscas, a ciegas lo buscas.
En esa búsqueda, caes en diferentes tipos de engaños
que te ofrecen satisfacer ese deseo tuyo de mejorar
tu condición y satisfacer esa necesidad interna
que se hace más y más grande con cada desengaño.

Cuando la Verdad llega a tu vida,
no lo puedes creer;
piensas que es otra falacia.
Muchos se disfrazaron de él,
pero con sus hechos lo negaron.
Tú no quieres otra traición, otro fraude.

Pero él se mantiene a tu lado, aclarando tus dudas,
y esas verdades que salen de Su boca te van dando confianza
porque te van liberando de los grilletes, esas cadenas
que año tras año te fueron inmovilizando
y te hicieron creer que ya no había salida para ti.

“El que a mí viene, yo no lo echo fuera”

Fueron las palabras que acabaron con mi resistencia
al llamado de Su voz, y abrieron el Camino a una nueva vida.
Esa simiente santa dio fruto después de generaciones familiares
que le dieron la espalda a Dios.

Alguien oirá Su voz entre tanta voces… y encontrará su libertad,
verdadera libertad.

Cada ser humano que nace sobre esta tierra,
tiene esta misma capacidad de elección que yo tuve.
Fuimos creados a Imagen y Semejanza de Dios,
y eso nadie lo puede cambiar.
Buscaremos y buscaremos hasta reflejarnos en Aquel que nos creo.

@emldg

Confía

Yo creeré
aunque todos a mi lado
no crean y no los vea
Yo confiaré
aunque la traición reciente
me duela
Dios me consuela

Mi entorno va a cambiar
si en Dios puedo confiar

//Si el mar no se ha abierto
Confía
No hay de qué dudar
Aún en el desierto
El Cielo está abierto
Confía
Dios lo hará otra vez
Otra vez//

//Dios lo hará otra vez
Otra vez//

Te seguiré
aunque no me queden
fuerzas ni pueda
Doy la pelea
Renaceré
Alzaré mi voz que
es lo que me queda
Dios me consuela

Mi entorno va a cambiar
si en Dios puedo confiar

//Si el mar no se ha abierto
Confía
No hay de qué dudar
Aún en el desierto
El Cielo está abierto
Confía
Dios lo hará otra vez
Otra vez//

//Dios lo hará otra vez
Otra vez//

Yo sé que Dios lo hará
Si puedes confiar que
Él es el sol que alumbra tu senda

Si pides
Te dará
pero
aprende a esperar
Suelta el control
y entrega la rienda

Guarda silencio
No te impacientes
Que sea Él que te dirige el paso

Cuando la duda te venga a atacar
No le hagas caso

//Si el mar no se ha abierto
Confía
No hay de qué dudar
Aún en el desierto
El Cielo está abierto
Confía
Dios lo hará otra vez
Otra vez//

//Dios lo hará otra vez
Otra vez//

“Bendito el hombre que confía en el Señor,
y pone su confianza en él.
Será como un árbol plantado junto al agua,
que extiende sus raíces hacia la corriente;
no teme que llegue el calor,
y sus hojas están siempre verde.
En época de sequía no se angustia,
y nunca deja de dar frutos”
(Jeremías 17:7-8)

Funky y Musiko – Confía 

@emldg

Vive

Estás afanado
Estás afligido
Te han decepcionado
Otros te han herido
Siempre que haya otra oportunidad
Levántate y vente

CORO

//Vive, vive la vida
Olvida la herida
y quiere como si no hubiera mañana
¡Vamos !
ven
Anda
Ama a tu gente
Ven dale un abrazo
a aquel que lo necesita
y que entienda que así se vive//

Ok. Ya le dimos play
Ahora es tu ley para el afligido
Yo sé que si no es por fe
tú ibas a correr por todo el mal que vino

La tormenta a tu barca la moverá
pero nunca más nunca te ahogará
porque vives aferrado del manto
del que tiene el timón de tu barca

Viva!

Esas bendiciones
que vienen de arriba
Sube la cabeza
y mientras tanto vacila (diviértete)
Llégale a la fiesta
Sal de la rutina

Y tú que ya no quieres celebrar
vas a notar que en esta esquina
no hay cabida pa’ llorar

CORO

//Vive, vive la vida
Olvida la herida
y quiere como si no hubiera mañana
¡Vamos !
Ven
Anda
Ama a tu gente
Ven dale un abrazo
a aquel que lo necesita
y que entienda que así se vive//

Saca tu pintura pa’ los días grises
que vienen mejores momentos pa’ ti
Suelta la tristeza
Regala una sonrisa que es gratis

Así que deja la quejabanza
Conmigo danza
Vamos y avanza

¡Hey!
No te canses
porque no hay cáncer
que no se venza si hay alabanza

Da por gracia lo que has recibido
Dios te ha bendecido pa’ que vivas de corazón
Ama, perdona y olvida
pero nunca olvides que ya tú pediste perdón

Y tú que ya no quieres celebrar
vas a notar que en esta esquina
no hay cabida pa’ llorar

CORO

//Vive, vive la vida
Olvida la herida
y quiere como si no hubiera mañana
¡Vamos !
Ven
Anda
Ama a tu gente
Ven dale un abrazo
a aquel que lo necesita
y que entienda que así se vive//

Andamos con Jesús
y así es que se vive

Celebra que Él vive!

Alex Linares y Jay Kalyl – Vive

@emldg

Este muerto no llevo más

Tengo alas pa’ este vuelo
Tú me animas a volar
Me encamino para el Cielo
Paso a paso voy a llegar

Sé que angosto es el Camino
Muchas cosas voy a dejar
Me basta estar Contigo
Lo demás no quiero

CORO

Ya no quiero odio
Ya no quiero estar dormido
Ya no quiero muerte
Ya no quiero ese camino

Ya no quiero llanto
ni tristeza ni olvido
De ese viejo hombre
sólo quedan sus latidos

Estas fuerzas no me dan
No creo poder llegar
Pero si conmigo estás
seguro voy a llegar

Reconozco que soy débil
Yo no quiero fracasar
Es por eso que me rindo
a Tu Amor y Tu Verdad

Este Amor es el que quiero
Cada día más y más
Sólo quiero estar Contigo
No quiero más nada

CORO

Ya no quiero odio
Ya no quiero estar dormido
Ya no quiero muerte
Ya no quiero ese camino

Ya no quiero llanto
ni tristeza ni olvido
De ese viejo hombre
sólo quedan sus latidos

Estas fuerzas no me dan
No creo poder llegar
Pero si conmigo estás
seguro voy a llegar

El pasado queda atrás
Este muerto no llevo más

Me entrego entero a Tu Verdad

Me rindo por siempre a Tu Amar

Estas fuerzas no me dan
No creo poder llegar
(Pero si conmigo estás
seguro voy a llegar)

El pasado queda atrás
Este muerto no llevo más

Alex Campos – Este muerto no llevo más

@emldg